lunes, 29 de agosto de 2016

House of Cards (Michael Dobbs)

No es el respeto, sino el miedo lo que motiva a un hombre; así se construyen imperios y se ponen en marcha revoluciones. Ése es el secreto de los grandes hombres.
Si recuerdo algo de la serie homónima de esta novela es la primera intervención directa de Kevin Spacey hablando sobre el dolor, diferenciando el que te hace fuerte y el que resulta inútil, confesando su impaciencia con la inutilidad, asumiendo que se requiere a gente que actúe, que haga lo más desagradable, lo necesario, así, nos dice, termina él con el dolor. Una carta de presentación de un protagonista que no duda en arriesgar, que traspasa los límites para evitar cualquier atisbo de fragilidad. 

Francis Ewan Urquhart es diputado parlamentario, consejero de Estado, ministro de la Corona y comendador de la Muy Excelente Orden del imperio británico, es todas esas cosas y es a quien se permiten arrinconar. Esa es la chispa que prende, el motor que le impulsa a dar un golpe sobre el tablero. No será sonoro y contundente sino calculado, astuto. Urquhart aprovecha su puesto como whip del parlamento británico para, además de velar por el cumplimiento del voto de sus componentes, almacenar todas las bajezas e información que algunos políticos esconden bajo la alfombra y lejano, muy lejano a nobles objetivos, utilizar dicha información en su beneficio. Como él mismo decía: un hombre de acción. 

Dividida para la partida House of cards se compone de tres momentos Barajar, Cortar y Repartir. Iniciando cada capitulo con los pensamientos y la concepción del mundo según nuestro protagonista, no tienen desperdicio. 

La primera parte supone un acto paciente para conocer a todos sus personajes, una periodista política Mattie Storin, un presidente desleal a ratos, un nutrido equipo de gobierno, gabinetes de prensa, secretarias y todo aquel o aquella que ocupe lugares estratégicos para los planes de Urquhart. Con todo dispuesto lo sustancioso se produce al Cortar y concluye con el Repartir. Un reguero de muertes y víctimas que encumbran a nuestro protagonista como anti-héroe por excelencia, qué bueno y qué malo es. 

Política: dícese de la disciplina en la que cuesta poco pasar de diputado a imputado. 

Ambientada en el mundo político House of cards refleja hasta donde pueden ser cercenadas o auspiciadas las ambiciones del ser humano. Debo decir que ya me había tragado cuatro de las temporadas de la serie americana. Esto no ha sido obstáculo para el disfrute de la novela, empezando por algunas diferencias como que no se ubica en EE.UU. o que Spacey se apellide Underwood. La novela me ha permitido entender mejor la primera temporada, la psicología de sus personajes y la base sobre la que pivota el protagonista. Con su epílogo he descubierto algunos datos sobre qué motivó a Dobbs para su escritura (una anécdota de lo más curiosa) y lo que ha supuesto que vuelvan a tomarla como fuente de una serie (hubo una serie inglesa previa, más fiel al manuscrito). 

Para nada una lectura tediosa, ni mucho menos simplona, se trata de todo un antagonista al que no dudo en recomendar por sus fechorías pero sobre todo por su aplomo, elegancia y forma de ser despiadada. Sin ningún género de dudas: un personaje a conocer. 

Cualquier grado de crueldad resulta imperdonable. Por eso no tiene ningún sentido ser cruel a medias. 

34 comentarios:

  1. Pues me encanta lo que cuentas. Me gustan mucho los libros sobre temática política por razones obvias. Lo que no me queda claro por el título si el libro es en inglés.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La edición de Alba es en castellano. Para esta novela y para la serie de Spacey han respetado el título en inglés, así que por eso no hay problema. La parte menos noble de la política, espero que te guste :)
      Besos

      Eliminar
  2. Ya sabes que lo tengo pendiente y pretendo leerlo ya mismo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, cuando empieces la puesta a punto ya comentaremos, quiero saber que opinas tú, que no eres seguidora de la serie :)
      Besitos!

      Eliminar
  3. Lo conocía pero solo porque es el libro en el que se basa una serie (que no he visto) con muy buenas críticas. Sabía que iba de política, pero no nada más. Ahora leo tu reseña y me han entrado muchas ganas de leerlo porque es distinto a lo que llevo leído este año y porque me apetece, ea. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela es una versión más british pero para ti eso no es impedimento ni mucho menos ;) Espero que te guste tanto como a mi.
      Besos

      Eliminar
  4. La serie me encanta, és burtal. un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuarta temporada ha sido la mejor!!!

      Eliminar
  5. Las frases que has puesto son brutales.

    No he visto la serie pero tengo claro que si en algún momento la leo será después de leer el libro. El otro día Meg comentaba en Facebook que no pudo meterse bien esta historia porque veía todo el tiempo a los personajes de la serie. Creo que a mí me pasaría lo mismo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir "meterse EN esta historia" ;)

      Eliminar
    2. Sí, para mi la cara visible del prota es la del actor y hay diferencias respecto a la serie (en ambientación y detalles) pero en lo fundamental no me ha supuesto problema. Si puedo elegir también prefiero leer primero la novela y después ver las adaptaciones que sean :)
      Besos

      Eliminar
  6. Y mi pregunta es: ¿solo hay una, o va a haber más?
    Porque me gustan estos tejemanejes y estas partidas de ajedrez que se montan algunos cuando hacen planes. Apunto paciencia para conocer los palos de esta baraja, pero es punto a favor que después de cuatro temporadas de serie el libro todavía tuviera algo que contarte, espero que todo de una vez en el mismo tomo.
    Besos de nieta maquiavélica (ya sabrás por qué )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una respuesta, hay más, alguna ya está publicada pero no hace falta seguirlo, la cosa termina, ya como tu prefieras pero poder se puede leer como libro independiente.
      Este se corresponde con la primera temporada, a mi me ha gustado acercarme desde el libro pero justo a Meg le ha pasado al contrario, hay diferencias.
      Besos de abu curiosa (o temerosa, no sé)

      Eliminar
  7. Juan está enganchado a la serie pero a mí no me llama nada la atención la verdad. Un besito madrina. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy enganchada, Marisa, no pensaba que fuese a convencerme pero sí, la sigo de temporada a temporada y esperando a la siguiente. Recuerdos para Juan y besos para la ahijada :)

      Eliminar
  8. No he visto la serie pero sí que me apetece, en cambio el libro es de esos que no me tientan
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste conocer a este villano en la serie :)
      Besos

      Eliminar
  9. Los libros sobre política me cuestan un poco. NO es un tema que me atraiga de primeras. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que se centra en la estrategia y en los bajos fondos pero en ese ámbito, a mi tampoco es de lo que más me atrae en ficción pero aquí hago excepción :)
      Besos

      Eliminar
  10. La verdad es que yo la serie no la he visto pero el tema político me cuesta especialmente. No obstante, no lo descarto, os veo muy motivados a todos, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, hay tejemanejes más que política, cuando le pillas el punto te convence de sobra, algún capitulito y decides... :)
      Besos

      Eliminar
  11. Ays yo es que la política...no es que la odie pero me satura, así que de momento no me anime pero voy a ver si echo un vistazo a la serie.
    çUn beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que política es su trastienda, prueba a verla, a mi desde luego me tiene enganchada.
      Besos

      Eliminar
  12. No sabía que existía esta novela ( me sonaba la serie ) asi que me la apunto que pinta muy interesante. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, ya me contaras si finalmente te animas con una cosa u otra.
      Besos

      Eliminar
  13. No he visto nada que tenga que ver con la serie, pero tampoco me había interesado por la novela, quizá por todo ese peso político que parece que tiene. Pero mira por dónde, tu reseña me ha hecho cambiar de opinión. Me ha entusiasmado lo que has contado sobre ella, y ahora me pica la curiosidad —debe de haber sido por esas "fechorías" de las que hablas al final—. En fin, que en unos minutos he pasado de no prestarle atención a llevármela anotada. :) ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De entrada el tema político no es lo que iba buscando ni en la novela ni en la serie, llegué a ellas por recomendación. El protagonista es un villano y este tipo de personajes ya sabemos que tienen su encanto. Además, conforme avanzas, compruebas que no es el único :)
      Un beso, Jesús

      Eliminar
  14. Hace tiempo que quiero leerlo, pero he escuchado que la serie le hace sombra, así que no se que haré al final...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi socia es de esa opinión. Siempre es mejor leer primero la novela pero a mi las dos me parecen estupendas.
      Besos

      Eliminar
  15. Yo seré la nota discordante pero es que no me llama nada...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, no eres la única, además a todos no nos puede gustar lo mismo :)
      Besos

      Eliminar
  16. Me voy a descocar.
    Leí el libro sin ver la serie. Vi la serie inglesa mucho antes que la americana, y esta última fue, por lo tanto la que menos me gustó.
    Lodisfruté como una enana, el prota es un cabrón con pintas que al final te hace hasta reír. Hay que ser retorcido, y es tu prota y no tienes claro si quieres que le vaya bien o mal, porque encima va y te cae hasta bien!!!
    Jo, lo dicho, como una enana. Busca el principio de la versión inglesa, verás que risa
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Descocate, estás como en casa :P
    No vi la serie inglesa, ahí no puedo opinar, pero veré el principio porque lo de reírse me convence.
    El prota es un capullo y aunque le veas ese aire manipulador y la maldad interna, ¡claro que te cae bien! es que yo siempre digo que me gustaría hasta ser un poco Underwood (en mi interior le he dejado puesto el nombre de la serie) xD Y si lo pillan se acaba la historia ¿qué gracia tendría? ninguna, así que prefieres que no lo hagan y continue con sus fechorías. Otra cosa que me gusta si has visto la serie (atención SPOILER, es el papel que va asumiendo la señora, para completar). En fin, todo un personaje :)
    Besos, descocada

    ResponderEliminar
  18. Creo que este de momento no es para mí...

    Besotes

    ResponderEliminar

A comentar!! :)