lunes, 9 de noviembre de 2015

Le llamé corbata (Milena Michiko Flašar)


"Es difícil despertar a alguien que no duerme"
Permitidme que me salte el orden establecido en las reseñas. Fingid que alguna vez lo hubo. 

Hace unos días mientras conversaba con una persona que vive en la calle mencionó un libro que había leído multitud de veces, El lobo estepario y me explicaba la disonancia que sentía a la hora de relacionarse y la necesidad de estar solo. Como no leí a Hesse, no hay puntada sin hilo, ni momento significativo del que rechace un libro, me lo llevé prendido en una nota mental. Contada la anécdota os invito a hilarla. 

"Le llamé Corbata. 
El nombre le gustó. 
Le hizo reír. 
Franjas rojas y grises en su pecho. Es así como quiero recordarle."

La historia transcurre en Japón, Taguchi Hiro, un joven de veinte años, vive recluido en su dormitorio. Forma parte de un colectivo cada vez más frecuente por aquellas latitudes, los hikikomori

Todos los males que padece el ser humano no son universales, algunos son una respuesta cultural, el que nos ocupa podría corresponderse en Europa con un tipo de fobia social, agorafobia..., en definitiva una intensa ansiedad que conduce a la evitación de contacto social y al aislamiento (Más información, aquí).
"Mi habitación continuaba pareciendo una cueva. En ella había crecido. En ella había perdido literalmente mi inocencia. Me refiero a que hacerme mayor impidió una pérdida. Uno cree que ha ganado algo. En realidad se pierde uno mismo."
Volviendo a Japón, cada vez es más frecuente que jóvenes varones decidan confinar sus días a una habitación aislándose del mundo. A qué se dedican, varía, las causas, también. Hablemos del caso de  Hiro
Nuestro protagonista decide salir a hurtadillas para convencerse de que la grieta de la pared de su dormitorio cumple la misma función tanto dentro como fuera, ha pasado dos años mirándola y un día cede a su deseo de variar de perspectiva. Se sienta en un banco conocido y es allí donde conoce a un salaryman (oficinista) al que llamará Corbata. La historia es contada siete semanas posteriores a la última vez que se vieron. 
En un tono intimista Hiro nos relata los primeros compases de este encuentro, momentos en los que la observación e inferencia lo es todo. El mundo interior del chico desasosiega, paraliza, en definitiva retrata muchos miedos adquiridos. 
"Encontrarse con alguien significa implicarse. Quedar anudado a un hilo invisible. De ser humano a ser humano. Nada más que hilos. En todas direcciones. Encontrarse con alguien hace que te conviertas en parte del tejido; precisamente esto era lo que trataba de evitar."
Cuando rompen a hablar tampoco será sencillo. El oficinista abre la veda contando parte de los motivos que lo llevan con su almuerzo a ese banco del parque. Este paso abre la visión del lector. Las vivencias de ambos son un fardo de dolores y pérdida. Finalmente, un día, decidirán dar la oportunidad a que todo cambie y con espíritu optimista se cierra esta breve novela. 

La forma utilizada por su autora es la concisión extrema, frases cortas, capítulos escuetos, lenguaje sencillo y empleo de símbolos. Grieta, hilos, corbata, bentō (ración de comida preparada para llevar) y otros elementos suponen la cadencia. Los mensajes inscritos engullen su trama para hablarnos de incomunicación, culpa, soledad, castigo y miedo a vivir. Mi admiración para quienes dicen tanto en tan poco, chapó

Termina queriendo hacer posible lo que de corriente no lo sería (y un último coincidir es lo que chirría). En definitiva. Podemos estar solos, sentirnos solos, declararnos solos, pero al final deberemos tomar nuestra elección. Un poco más allá, ¿qué ocurre cuando se encuentran dos seres que dicen sentirse al margen de la sociedad que les circunda? Esta es una respuesta, la de Milena Michiko Flašar.

Empecé esta novela por azar, leyendo sin prisa para cerrarla sin dejar margen al tiempo, anudando hilos, dándome cuenta de que nada fue casual, que al igual que Hiro y el salaryman, el encuentro es una oportunidad, otra más, de cambio. Podría decir que se lee esta novela para saber del hikikomori, que se lee porque es bonita, que se lee porque tiene mucho de enseñanza, pero mejor digo que se lee porque se siente o simplemente porque no leíste a Hesse y te gustaría hacerlo, o mejor aún, digo que... anoche terminé esta novela.
"Da igual lo que sea, siéntelo de manera íntima y profunda. Siéntelo todavía un poco más íntimamente, un poco más en profundidad. Siéntelo para ti. Siéntelo para los otros. Y después: déjalo ir."

63 comentarios:

  1. Qué bonito!! Me has emocionado con tu reseña y supongo que es porque el libro emociona también. NO sé si en esta etapa que ando atravesando, algo convulsa, una historia como ésta me hace bien o me convulsiona más aún, pero seguro que emociona.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentaba pensar si me había pillado con las defensas bajas o qué pasaba con este libro pero me ha ganado, su sencillez (que no simpleza) y la soledad de los personajes tan dolidos por sus historias, este chico me ha parecido muy especial en sus razonamientos y su mirada al mundo. Es triste pero también esperanzadora, esa alternancia me ha ganado la partida.
      Besos

      Eliminar
  2. Es curioso como bajo los títulos más extraños descubrimos libros como este. A mi me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rubita, otra coincidencia, la próxima vez me avisas de que lo tengo que leer no me pille tan a lo inesperado, ay, el título adquiere todo el sentido, fíjate que me gusta, que digo, me encanta el significado que adquiere.
      Besos

      Eliminar
  3. Hay tantos motivos para leer un libro y algunos de ellos tan difíciles de explicar... Precisamente estos últimos son los mejores motivos y los que casi siempre nos llevan a los mejores libros.
    Este no lo conocía pero me gusta los temas que trata y cómo deduzco a tenor de tu reseña que los trata. No son necesarias muchas palabras para contar una buena historia.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, a veces es complicado, intentaba dar con una buena razón, qué mejor aquello de: me gustó tanto que no pude esperar a decirlo.
      El inicio de esta historia es lo que más me impactó, al igual que le desenlace, fíjate que pasan cosas duras pero más que las penalidades de cada uno me llama la atención cómo enfoca la vida este chico.
      Contar en breve para mi siempre tiene mérito, me gustan quienes lo consiguen.
      Besos!!

      Eliminar
  4. Pues me has convencido. Una reseña preciosa, un libro que te ha gustado y tan pocas páginas son como para hacerle un hueco.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho, sobre todo me ha sorprendido o pillado con la guardia baja, puede ser. Gracias Mª Ángeles, ahora te debo un brindis o algo ;-)
      Besos

      Eliminar
  5. Qué reseña más bonita :) Me gustan estos libros que llegan a nosotros sin saber muy bien cómo, y también los que tienen títulos un poco extraños y encierran historias tan especiales. Este no lo conocía, pero me encanta lo que has contado, así que se irá a la gran lista. Muchas gracias por la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aglaia, el libro bien lo merece :) Estaba husmeando sin decidirme a leer ninguno y cuando empecé me gustó tanto (el inicio es el trocito de cuando decidió llamarlo corbata) que no pude parar. A mi los nombre extraños también me parecen muy sugerentes. Gracias a ti, siempre.
      Besos

      Eliminar
  6. Hace algunos años, oí hablar en las noticias de los hikikimori. Pero como esto va por modas periodísticas, ya han desaparecido. Me ha picado la curiosidad esta historia que hoy nos traes, por el prota hikikimori, por el título, por las citas que has escogido, pero sobre todo por esas frases concisas y luminosas de la autora. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siguen dándose casos, aquí se ha oído algo similar en relación a chavales que se aíslan con el tema de ordenador, videojuegos, etc. pero en Japón es frecuente y las familias lo llevan bastante mal, lo ocultan, etc. El libro tiene multitud de citas, hay muchas reflexiones de Hiro que merecen un par de vueltas.
      Besos

      Eliminar
  7. Otro más... Mira guapa, deja de traer libros chulos que encima no conozco o habla con mi jefe a ver qué podemos hacer con mi tiempo libre, yo creo que si le escribes así tan bien como haces la reseñas, te lo ganas ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo si quieres le escribo, no garantizo resultados pero hay que salvaguardar el equilibrio mental y para eso necesitamos libros que oxigenen, los estudios demuestran una correlación significativa entre empleados lectores y... ¿sigo? ;-) Gracias, maja, el libro me ha encantó.
      Besos

      Eliminar
  8. Me lo llevo, tengo además preparada una reseña de El lobo estepario pero es difícil el librito de marras, se entiende ahora como quiso Hesse y no comose entendió, es un lío...

    Bueno, al tema, esto de los hikikomori es el aislamiento y la fobia llevado al extremo, es alarmante. No sabía que se daba más en chicos, la verdad. Como dices, el mal que se padece NUNCA es universal, es algo de lo que se debe partir porque tendemos a universalizarlo.... necesidades básicas cubiertas, respaldo y solvencia económica, incluso un buen estado de salud no significan en Europa que se sea feliz. Me ahorraré las frases que se suelen decir para "animar" al que padece los males del primer mundo porque me parecen catastróficas, creo que sabes por donde voy. Una vez más, un libro más, a ver si lo encuentro. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero esa reseña, jo, este hombre me empezó a hablar de libros y en concreto de este con una pasión que pasé apuro de decirle que no lo había leído. Los relaciono solo porque la gestión de la soledad de este señor es dificultosa y a este chico le pasa algo similar, no como comparativa de los libros (claro, si no lo he leído!)
      El hikikomori es más frecuente en chicos, se hablaba de factores causales como las nuevas tecnologías, videojuegos, luego se asoció con temas de bullying, pero lo que me ha gustado de esta historia es que independientemente de los hechos que le ocurren, creo que hay algo más interno en Hiro, más relacionado con la percepción social, el miedo al otro, etc. (sí, puede que algo libre mi interpretación) lo mejor es el inicio por esto, antes de que hablen... y el final, como relaciona lo que le pasa con sus padres me pareció todavía mejor, porque no había caído en algo tan elemental! Precisamente no es un chico con necesidades materiales, bueno, corto, que mejor lo lees a que te lo cuente ;) En Europa no se es feliz, solo hay que mirar estadísticas de problemas depresivos y ansiosos, bah, primer mundo... ya.
      Besos

      Eliminar
  9. ¡Hola!

    Creo que eres de todos los libros que leo la persona que hace las reseñas mas especiales, me encantan, y el libro también. Me parece super interesante, así que intentaré hacerme con él.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola :)

      Espero que des con el libro, aunque es durillo en alguna parte me gustó mucho descubrirlo, gracias, intento que las reseñas reflejen un poquito lo que ha sido leerlo :)
      Besos

      Eliminar
  10. Marilú, te confieso que empiezas a caerle mal a los libros pendientes de mis estanterías. Pero yo no les hago caso, no te preocupes. Yo me llevo este libro, que es imposible resistirse.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fastidies ¿y ahora qué hago yo? ¿crees que si paso por delante de tus estanterías se tirarán en mi cabeza para darme en un ojo? Noooooo! qué pesadilla! xD
      Ahora que no nos oyen, tu llévalo y no digas ni mu... ;-)
      Besos

      Eliminar
    2. Mejor no pases, por si acaso... Le das un rodeo.
      Más besotes!!!

      Eliminar
  11. Pues yo a Hesse lo leí, ¿cómo te quedas? Pues así me quedé yo después de esa lectura a la que llegué porque se hablaba de ella en una peli.
    Estas novelas como la que traes hoy escogen a sus propios lectores, a mí de momento no me ha llamado.
    Besotes de nieta en espera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo admirada, nieta, no puedo decir más que eso ;) yo ya sé que bajo esa carita de trapo hay una coquito :P vale, será trabajoso pero ese hombre me lo recomendó y yo quiero entender lo que me quería decir, tengo que intentarlo.
      Salvando distancias esta es fácil, muy sencilla, no te la llevas porque no quieres, já! sabré yo... lo que pasa es que no hay castillitos, si te entiendo, ve en paz y compra chuches a la vuelta.
      Besitos, espero un helado

      Eliminar
  12. Eres muy grande vecina, muy grande ¡Preciosa reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paso el metro cincuenta de purito milagro;-) ays, gracias, vecina ^.^

      Eliminar
  13. Pues coincido con Norah a mi de momento no me llama esta lectura pero la dejo apuntada en la lista, un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, que no se diga que no llevamos lista :)
      Besos

      Eliminar
  14. Yo tampoco he leído a Hesse, y esta en principio tampoco me atrae demasiado.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, sé que este tipo de lecturas orientales no te van :)
      Besos

      Eliminar
  15. MadreDelAmorHermoso!!! Lo quiero! Mi lista de pendientes empieza a ser vergonzosamente interminable...pero, cómo no seguir añadiendo títulos tras leer reseñas como ésta tuya???
    Gracias, gracias por ella. Por tentarme de nuevo. Ya pasaremos cuentas tú y yo ;-P
    Besos y ronroneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MadreDelAmorHermoso!!! tuyo es! nada de vergüenzas con esa lista, lo llevamos a gala y con la cabeza bien alta. Ay, yo lo que pido es el comodín de la doble vida para llegar a todo, fíjate que poquito pido... nos vemos en el descuento, espero que te guste tanto como a mi.
      Besosy ronroneos

      Eliminar
  16. Alguna vez he escuchado la historia de estos chicos y la verdad es que me parece alucinante que puedan vivir así. No conocía esta novela. Gracias por presentárnosla :)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llama mucho la atención, la verdad es que no fue premeditado buscar este tipo de caso pero me ha gustado el enfoque, es triste y durilla pero me ha gustado, ya te digo.
      Besos

      Eliminar
  17. No puedo estar más de acuerdo con la primera frase =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. ¡Toma reseñón!
    Pues mira, si tiene ese regusto de positivismo al final lo mismo me animo que no me vendrá mal, pese al pequeño bache.

    Del tema de los hikkomori había escuchado algo, no lo asociaba seguramente al término pero si a esa tendencia a "meterse" en esa especie de burbuja social que va a más en Japón. Lo minimalista me gusta y esa alusión a los elementos simbólicos que nos dejas me tienta. Ea, si me animo, tertuleamos y desgranamos.

    Besote insomne! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, yo creo que es optimista pero pasas por todo el conflicto del muchacho y su problemas, pero sí, el final me gustó mucho.
      El año pasado me tocó hablar de esto en clase, los alumnos flipaban y la verdad es que da mucho que pensar, no está tan lejano a nostros, pero piensa que son casos que se ocultan, por vergüenza y porque no suponen un gasto social, es así de cruda la cosa. El estilo te va a gustar, se lee muy bien, ya verás.

      Besote precena

      Eliminar
  19. Cuando has empezado hablado de El lobo estepario me he asustado. No pude con ella. Pero esta no me importaría leerla. Me has convencido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, es una asociación por el tema de la soledad, nada que ver con Hesse. Espero que te guste Le llamé Corbata :)
      Besos

      Eliminar
  20. Tiene algo atrayente...
    Me lo apunto, me gustaría tenerlo en las manos para decidirme.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tú la llevas, es curioso porque no son temas cotidianos por estos lares y encontrarlo en una novela para mi ha sido una grata sorpresa.
      Besos

      Eliminar
  21. Hola hermosa!!!

    Pues mira, no sabía qué eran los hikikomori, y me he quedado bastante impactada sólo con la idea de que existan. En realidad no sé por qué, si vivimos en una sociedad repleta de trastornos XD
    El caso es que yo sí leí a Hesse, y creo que tuve bastante, jaja ;)

    Un besote flor!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, guapetona!!

      En realidad conocemos algo similar peor no los llamamos así, es muy fuerte, a ver, que también te digo que la cultura japoneses tiene relación, en cuanto a las exigencias a los chavales, por ejemplo. Aquí no diría que pasa lo mismo, desde luego.
      Hesse parece que deja huella, jajaja.
      Un besote, guerrera

      Eliminar
  22. No lo conocía pero si que me lo llevo, tu reseña ha quedado preciosa y emotiva y si eso es lo que te ha hecho sentir la lectura...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me ha impactado encontrarme con esto de golpe, además sobre un tema que no había leído en ficción nada, es durilla pero yo creo que merece mucho la pena.
      Besos

      Eliminar
  23. Vaya, me has pillado, ni idea de este libro. Conozco el tema de los hikikomori, pero nunca he leído nada (en ficción) sobre ellos. Intuyo que Hiro es un lobo estepario ¿o lo es corbata?. Lo de que lo llame corbata me da un poco de miedín. Las cosas en el cuello siempre me acongojan. Apuntadísimo, claro, y de los inmediatos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco tiene mucho mérito, fue un encuentro casi que casual. Yo tampoco había leído nada de los hikikomoris, me viene genial porque creo que puede ser muy representativo. El lobo (por lo que yo intuyo) es Hiro, Corbata pasa por otras cuestiones, a la del cuello la ponen en su sitio (en parte) y no vas desencaminada. Espero que lo "disfrutes" (quizá no sea la palabra).
      Un abrazo

      Eliminar
  24. Sé que es injusto el criterio que sigo en estos momentos y que me puedo perder buenas historias por ello, pero ahora mismo nada de japos, tomo nota para un futuro hipotético. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no me digas que esto tiene relación con M. Te aseguro que es mil veces más realista, pero bueno, cada cual decide que terreno no pisa, faltaría más.
      Un besote

      Eliminar
  25. Dicen que nada pasa por casualidad...ese encuentro tuyo y esta lectura quizás lo confirman, ¿verdad? en cualquier caso, no conocía el libro ni el autor aunque sí había oído hablar de los hikikomori. Lo apunto como posible lectura, que creo que me hará tilín.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen de lo casual, no es que yo tenga por seguro que así sea pero de cualquier forma, este encuentro me ha gustado y con eso me quedo, que no es poco :) Espero que ese tilín sea hacia tolón.
      Besos

      Eliminar
  26. Me gusta porque te ha gustado, porque es un tema poco común y por su título :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tienes tres razones para que no te disguste ;) ya me contarás si te animas.
      Besos

      Eliminar
  27. Uy. Mira que lo solté sin apenas echarle un ojo, creo que por otro que me llamó la atención y al final tampoco cogí. Y leyendo tu reseña casi me haces arrepentirme. Casi. Ahí queda, en la fresquera, por si entre todo lo que tengo pendiente le puedo hacer un hueco.
    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar, ese tomar y soltar, hay tanto mundo para elegir. Vale, ponlo en la fresquera, no se nos pase de fecha, si le llega el momento que esté en óptimas condiciones, a mi, como comprenderás me ha gustado mucho.
      Besos

      Eliminar
  28. Las novelas que se encuentran por azar suelen ser las mejores: veo que esta te ha llegado! Me interesa lo que cuentas: hubiera pasado desapercibida para mí si no me hubiera tropezado con esta reseña, que encima menciona al Lobo Estepario, un libro que me persigue desde hace tiempo. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha llegado en el momento justo, ese azar y sorpresa son una combinación agradable. La verdad es que fue tan casual dar con el libro que casi deseo que me pase con más títulos. El lobo estepario también seguirá ne mi punto de mira :)
      Besos

      Eliminar
  29. El título no me invitaba a leer sus páginas, pero tu reseña me ha gustado mucho; así que apuntado queda. Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Vaya, aunque la portada y el título no me llamaban la atención, al leer tu reseña me he quedado muy muy intrigada. Le daré una oportunidad, espero que me guste tanto como a ti.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Vaya, aunque la portada y el título no me llamaban la atención, al leer tu reseña me he quedado muy muy intrigada. Le daré una oportunidad, espero que me guste tanto como a ti.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Me encanta este post, Marilú. Las frases que has seleccionado me han gustado mucho, y me anoto el libro, además no sabía que existían los hikikomoris y me interesa mucho el tema.

    bsos!

    ResponderEliminar
  33. Si hubiera sido por el título no me hubiera acercado a este libro jamás en la vida. Menos mal que luego vienes tú para descubrirlos... Besos.

    ResponderEliminar
  34. Creo que es una novela que puede aportar mucho a los que algunas veces somos Hiro y por cierto El lobo estepario es un grande entre los grandes.

    ResponderEliminar

A comentar!! :)