jueves, 5 de noviembre de 2015

#2 Cajón de arena: Colada de Dylan

Me lo han vuelto a hacer, diría que me la han vuelto a colar pero no sería del todo exacto. El colado he sido yo. Me confío a la cueva semirígida, la tomo por refugio en caso de estruendos varios ¿y qué me hacen? ¿eh? ¿eh? ¡Me la cierran! 

Dentada a dentada el chasquido de la suavona cremallera sella las fauces de su boca. Asomo a la retaguardia por una ventana de rejilla, pongo la pata y maúllo. No hay caso, la experiencia empeora, se bambolea. 

Reconozco la pisada rítmica de esta, la que nutre mis necesidades alimenticias. El ruido me desconcierta, pitidos, voces aflautadas, pelotas que rebotan y ruedas que se deslizan por el asfalto. Elementos urbanos que perturban mi paz gatuna. Decido tomar aire y tumbarme en la quietud, hacerme el muerto, el nunca vivo, con un poco de silencio, quizá, me olviden. El autoengaño dura lo que mijilla de jamón cocido en cuenco, un bocado.  

Llegado a una sala de luz blanca empiezo a intuir lo que procede. Abren de nuevo y sisean para darme caza. Me niego, reculo. En vista de los resultados una mano irrumpe haciéndose la amistosa, pilla pecho y lomo. Cuatro palabritas y dos rascadas tras la oreja y me convierto en el gato manso (y puede que algo menso por tolerar este atropello). La susodicha cuyo nombre no pienso acordarme está allí plantada dejando que me hagan todo tipo de manipulaciones. ¡El amasar se va a acabar! 

Me suben a una báscula, me frotan con un líquido apestoso, me engatusan con un saborcillo en jeringuilla ¡y me la clavan!. Hablan entre ellas, como si no estuviera presente. Que si hace esto, que si hace aquello, me siento más burlado que Tom por Jerry, hasta mis excrementos son tema de charla. 

Así que con las mismas, a la mínima de cambio, retorno a la cueva, hago de transportin madriguera y a dejarme llevar. Ya no  importan los ruidos, ni las motos a falta de silenciador. Me relamo en que pronto llegaremos a casa. Me acoplaré en su silla, achucharé su almohada, esparciré mis feromonas  para que sepa quien marca a quien, OH, MUNDO CRUEL.

Lamentablemente, cuando llegamos, me quedo dormido.


P.S. Que dice mi humana que intentará ponerse al día en contestar comentarios pero que la semana dura siete días y los días veinticuatro. Yo también creo que son excusas. 

28 comentarios:

  1. Es por tu bien Dylan, todo es por tu bien ¿no te lo han dicho? Ay, si supieras cuánto le cuesta. "Cuando seas padre...bueno, no sé qué hacen los gatos cuando son padres. En fin, que lo de poner cara de pena y de "¿cómo has sido capaz?"se te da fenomenal así que seguro que algo sacarás a cambio.
    Un tirón de rabo.

    ResponderEliminar
  2. Más mono no puede ser Dylan....¡Y su humana más!

    ResponderEliminar
  3. Qué bien escribe Dylan! Si es que tiene una buena maestra en casa. Y no te preocupes, que como te dice Norah, todo es por tu bien. No me pongas esa carita de pena, que te pego un achuchón...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. EStamos ante un gran escritor, este Dylan es la bomba!!!
    Super chula tu entrada de hoy.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ahí que gato más chulo !!! me ha encantado esta entrada. Besos

    ResponderEliminar
  6. Vaya vaya, parece que Dylan le hace la competencia a su dueña en eso de regalarnos buenas entradas. Ándate con ojo, Marilú que éste se adueña del blog en menos que canta un gallo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Cuesta asumirlo, Dylan, pero como te dicen más arriba, es por tu bien, tu humana te adora, si hasta te ha heredado la habilidad de escribir así de bonito ;)

    Besotes para ambos.

    ResponderEliminar
  8. Ala, qué carica se te ha quedao!

    Aunque esta vez te ha tocado hacer de gato mártir, todo esfuerzo tiene su recompensa, ya se verá. En nada te veremos de nuevo esparciendo pelos y marcando el territorio ;)

    Un toque de orejas!

    ResponderEliminar
  9. Me gusta este tipo. Un rebelde hasta para los asuntos de salud. Yo le hubiera llamado Dean aunque sin trágico final.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta este tipo. Un rebelde hasta para los asuntos de salud. Yo le hubiera llamado Dean aunque sin trágico final.

    ResponderEliminar
  11. Es que es de mono! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Me encanta Dylan. Yo soy una enamorada de los gatos pero por cinscuntancias no puedo tener y me das muchísima envidia.

    ResponderEliminar
  13. Qué gato más guapo. Me recuerda, en su crónica, al mío. Tienen que pasar por el mismo calvario los pobres. Una vez en el veterinario no quiere salir des transportín, pero es que antes no quería entrar. Me los como. ajajja Besotes.

    ResponderEliminar
  14. Dylan, tu humana y tú hacéis un gran equipo. Sé bueno y adorable. En fin, adorable ya eres, mejor sé bueno. Bss

    ResponderEliminar
  15. Qué entrada más guay! Me ha gustado Dylan!

    Un besote.

    ResponderEliminar
  16. Muy fan de Dylan y sus posts! Miiiaaaaauuuuuu!

    ResponderEliminar
  17. Jejej no sé quién tiene más presencia en la vida de quién. Si Dylan en la tuya o tú en la de Dylan jeje. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Querido Dylan:

    No sabes cómo te entiendo. A mí también me la han colado un par de veces: buenas palabras, vocecita dulce.... y zas! A bambolearme en ese extraño recipiente en el que me sacan a la calle de vez en cuando. Me consuelo pensando que al menos le dejo a mi humana alguna caricia con mis afiladas uñitas, muahaha! (pero no muchas, que quiero seguir manteniendo mi fama de buena y dócil!). En fin, mis primas dicen "perra vida" para quejarse, ¡gata vida, diría yo! Aunque luego lo pienso y cuando vuelvo a mi castillo, reino y comando como quiero. En fin, querido Dylan, a ver si un día nos conocemos y compartimos experiencias! (y alguna sardinilla, por qué no).

    Con amor y maulliditos,

    Fiona ;)

    ResponderEliminar
  19. Dylan, Dylan, ya te sabes el camino. Temblarás, recularás, te esconderás... Nunca querrás ese viaje aunque sea para tu bien. Es tu alma rebelde, además, se está tan bien en casa ¿verdad? siempre mejor el terreno conocido, más seguro y que ya es tu reinado. Paciencia, que de eso sabes mucho.

    Un abrazo con ron-roneo

    ResponderEliminar
  20. ¡Si es que los humanos tienen cada cosa! Mi ama me torturaba igual que a ti, me engañaba haciéndome creer que me llevaba de paseo y en realidad acababa en la misma sala que tú... Al menos, cuando salimos, siempre me compensa con un buen pedazo de jamón serrano...
    ¡Guau!

    Nixon (compañero canino de Dorothy)

    ResponderEliminar
  21. Estoy contigo Dylan, en este mundo cruel siempre nos la cuelan cuando menos nos lo esperamos. Nos camelan con que es por nuestros bien y lo peor de todo es que la puñalada traicionera suele venir de quien más cerca tenemos, de aquellos en quienes depositamos nuestra confianza.
    Creo que vamos a llevarnos bien tu y yo. Encantada de conocerte, Dylan

    Ronroneo adormilado

    ResponderEliminar
  22. Estimado Dylan: como ya sabes, el mundo de los humanos es harto complejo de descifrar. Imposible saber si detrás de tamaños atropellos se esconde el amor. También es sabido que el precio a pagar por una vida de señor gato tiene un precio. De todos modos tú tienes la suerte de, cada tanto, podernos dar tus impresiones, hacer escuchar tu voz, aunque no tengas voto. Los humanos te entendemos bien, se ve que has sido bien enseñado. Hasta utilizas palabras que son muy gatunas: "engatusar", por ejemplo.
    Me alegro de tenerte por aquí. Tus opiniones nos ayudan a comprender mejor tu mundo y tu sensibilidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Así es la vida, Dylan. Por mucho que vayamos de fieros leones acabamos todos como mansos gatitos. Menos mal que por lo menos te dejan una ventanita al mundo para que exteriorices tus sentimientos gatunos.
    Te mando una caricia y te rasco las orejas virtualmente. Espero que te llegue.

    ResponderEliminar
  24. Querido Dylan,

    Mens sana in corpore gutuni sanus, no hay nada que hacer, con lo listo que eres tienes que comprender que es por tu bien. Mira nosotros los humanos, no mucho más listos que tú y vamos a que nos saquen los dientes con unas tenazas y otras torturas prometedoras de bienestar similares, eres un gato joven y tienes que aprender. En vez de leer tanto libro y espiar reseñas bien podías asimilarlo ya. Te queremos, dos caricias y un beso entre las orejas :)

    ResponderEliminar
  25. Nada Dylan, es lo que toca, así que más te vale ser sumiso, es por tu bien, como se le dice a los niños. Tampoco fue tan grave si te quedaste frito nada más llegar. Venga, no te quejes, un besote humano.

    ResponderEliminar
  26. ¿Dónde queda el club de fans de Dylan? Una que se apunta...
    Besotes

    ResponderEliminar

A comentar!! :)