lunes, 18 de mayo de 2015

Por favor, cuida de mamá (Kiung-Sook Shin)

Por favor, cuida de mamá (Kiung-Sook Shin)
Editorial Grijalbo
237 páginas

Por favor, cuida de mamá casi no ha reposado en el estante, en una criba de primeras páginas quedé anclada en su primera línea: "HACE UNA SEMANA que desapareció mamá".

Park So-nyo y su marido iban a Seúl a visitar a su hijo mayor. Ambos deben coger el metro y en el bullicio de la estación, con el andar apresurado, cuando uno quiere acordar lo que era  se transforma en fue. La madre desaparece y empieza la búsqueda por parte de sus hijos. Los rasgos físicos no concuerdan, la última foto no parece ella, estrictamente hablando puede que la desaparición tuviese lugar mucho tiempo antes, de eso va esta novela. 

Kiung-Sook Shin utiliza cuatro voces para perfilar a esta mujer de sesenta y nueve años, campesina, analfabeta, ejemplo de entrega pero también de vigor, la misma que encarna una visión tradicional de la mujer en Corea del Sur. El enclave nos invita a conocer aspectos sobre la alimentación, costumbres y otros elementos culturales. Metidos en faena, pese a que la gran ausente es la gran protagonista, la familia deja vislumbrar sus entresijos. 

No pasamos el libro inquiriendo. Comienza una de las hijas, escritora, cosmopolita, de carácter ambivalente, representante del individualismo de otra generación. Abre la novela y tira del hilo, de la culpa, del recuerdo. Entremezcla momentos del presente en que organizan la búsqueda de su madre, con recuerdos del pasado y paralelismos subjetivos de la vida de ambas. 

La búsqueda continúa, le sucede el hijo, cuenta su versión, suma memoria a la imagen de su madre, resta culpa, otorga agradecimiento, toma el mando y se lamenta por lo que su padre no supo ver. Es este, el marido, quien nos habla en la tercera parte y por último ella. 

El estilo es muy sencillo, reposado, con imágenes llenas de sutileza y evocación, pese a ello, la historia es cruda, llegando a bordear la asfixia y lo dramático. No se recrea en el dolor pero son tantos los desplantes y la falta de atención por parte de la familia que me ha incomodado. Tanto es así que reconozco haberme salido de la lectura, tramos en los que se me hacia cuesta arriba proseguir y que (menos mal) se van alternando con algo de disfrute y secretos que ayudan a aligerar. Estaba deseando que la mujer cogiera la maleta y agur yogurt. Incluso haciendo conjeturas sobre el desenlace que es coherente con el resto (y no lo voy a criticar) me hubiera gustado que fuese otro. 

Una novela muy asequible en su narración con buenas intenciones, con un mensaje importante, sin duda, pero que se me ha hecho corta para lo pretendido y larga para lo que aparentaba. Pobre mujer... ¿de verdad era necesario hacerla pasar por todo eso? ¿de verdad los hijos son tan ciegos?

Así que así, molesta, terminé el libro. Busqué opiniones pero me di cuenta de que era minoría. De modo que leí entrevistas para saber que pretendía la autora. Me encuentro que no quiere hacer reproches a las nuevas generaciones pero sí recordar a los hijos la entrega de sus padres. Mensaje recibido. Mi opinión ha ido oscilando al respecto, desde el fastidio con lo leído, a la pregunta de por qué me incomodaba tanto. Esto no es necesariamente algo malo, debo añadir (soy de las que piensan que un libro que te cuestiona es mejor que uno que deja indiferente). 

Lo he pensado, le he dado muchas vueltas, ahí voy. He llegado a la conclusión de que se excede, me creo que existan penalidades y que en el sorteo le toquen todas pero un poco menos habría sido un respiro para todos, pero lo que de verdad me supera es el clima emocional de los personajes, la culpa cuando ya es tarde, la sensación de ocasiones no aprovechadas. 

No me extraña que se llame Por favor, cuida de mamá, eso es lo que tendrían que haberle dicho a estos hijos, porque encima, como ya digo, el drama no es que se pierda en una estación, el drama es todo el tiempo que estuvo ahí y nadie la miró, desolador.  

Cuando pienso en Park So-nyo solo me dan ganas de decirle: vuela libre o quizá, de decírmelo a mi: vuela libre y pese a todo, aún nos cuesta. 

Para ti, mamá siempre era mamá. Nunca se te pasó por la cabeza que un día habría dado su primer paso, o que había tenido tres, doce o veinte años. Mamá era mamá. Había nacido siendo mamá. Hasta que la viste correr de ese modo hacia tu tío, no caíste en la cuenta de que era un ser humano que sentía exactamente lo mismo que tú por tus hermanos, y ese descubrimiento te llevó a tomar conciencia de que ella también había tenido infancia. Desde entonces, a veces pensaba en mamá como niña, como adolescente, como recién casada, como madre que acaba de darte a luz. 
Kiung-Sook Shin (Por favor, cuida de mamá )

42 comentarios:

  1. A mí hay unos cuantos temas por ahí que me superan. Las cosas de las madres son una de ellas. Tengo una (hiper)sensibilidad preocupante con el tema y sigo siendo una inmadura enmadrada después de los treinta. Así que esta novela me deja con la sensación de que me puede resultar indigesta. Odio a los hijos y maridos ingratos y creo que por aquí habitan unos cuantos ¿verdad?
    Besotes y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. No sé si estaré en la época adecuada para leerlo, pero me lo apunto porque parece interesante. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Leí esta novela el año pasado y me pareció magnífica- muy bien escrita y estructurada. Muy dura, como bien dices, nos puede parecer incluso exagerada en su dureza. Pero hay gente que se comporta así, me temo. Lo que me sorprendió es la universalidad de esta novela- la historia podría haber ocurrido en cualquier lugar del mundo, creo.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Aunque parece una novela preciosa, siento que no es para mí, o mejor dicho, no es para mí ahora, pero que me gustaría leerla, seguro que sí, la voy a anotar para un mejor momento. Muchas gracias por la reseña :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. A mi se me quedó corta, pero no porque quisiera que la historia continuara, sino porque estuve página tras página intentando emocionarme, y no me transmitió nada. Tiene mensajes pero me dejó fría. Seguramente esperaba más, pues el tema de las madres me toca la fibra sensible, y en este libro no encontré lo que esperaba.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. El tema de las mamis me cuesta mucho (aunque me haré al final con Una madre de Palomas) y la carga emocional de la que hablas me da miedito que llevo un tiempo muy sensible.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Se lo regalaron a mi marido hace años y a los dos nos gustó mucho. Es duro y te remueve te hace pensar pero se lo recomiendo a todo el mundo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Entre que no soy muy dada a la literatura oriental y que no estoy precisamente para incomodidades esta vez no me lo llevo. Una, que esta blandita!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. La tengo en casa, seguramente yo también me frustre con los personajes por lo que cuentas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. La tengo anotada desde hace tiempo porque la mayoría de opiniones que había visto eran bastante positivas así que está bien tener otro enfoque, lo que no sé es cuando le llegará el turno de lectura
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Veo que es una lectura "difícil" así que de momento no me animo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Yo no tengo cuerpo ahora para este libro y la verdad es que tampoco sé cuándo lo tendré e incluso si volveré a tenerlo alguna vez porque estoy de un insustancial que ni te cuento... Espero que sea el calor ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola! La verdad es que tengo muchas ganas de probar este autor pero yo con el tema de las madres...tabú. Así que esta obra no la anoto,pero gracias~~.

    ResponderEliminar
  14. Ay pero es que me da igual!!! Me gusta como lo has leído, la reacción que te ha provocado, saldría corriendo si se hubiera quedado en me molesta, me molesta pero si ahora vienes tú sin tapujos y nos cuentas qué te ha removido me despiertas toda la curiosidad lectora ¿sentiré yo lo mismo? ¿entenderé? ¿lo tiraré por la ventana? ¿me entrarán ganas de reescribirla a mi gusto? ¿sólo el final o ella toda? Creo que me la llevo, es corta, seguramente termine cabreado, leemos parecido, pero como dices, mejor cabreado que indiferente. No estar de acuerdo es bueno para la salud mental ;) Besos.

    ResponderEliminar
  15. A mi en estos momentos no me apetece este libro. Quiero algo mucho más ligero.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. A pesar de tus peros me llama mucho la atención. Tanto por la cultura asiática que siempre me atrae, como por el hecho de que te haya hecho darlo vueltas, buena señal:)
    Gracias por el descubrimiento,
    1beso!

    ResponderEliminar
  17. Mira, esta no la conocía, y ya el título suena hasta un poco a advertencia, o a adoctrinamiento, o a angustia, o yo que sé.

    Me llama la premisa de la que parte, esa desaparición, aunque ya sabes que luego estoy más cómodo cuando las cosas van por otros vericuetos. No obstante no me desagrada el recurso, esa excusa para extendernos el pasado, secretos, relaciones familiares...

    Lo que sí me da más rabia es encontrarme con personajes tan polarizados, tan sufridores (y mira que sabes que el dramatismo me gusta en general) Pero cuando te topas con el típico que parece que tiene todos los boletos para las cosas malas, pues se me hace cuesta arriba. Es interesante, aún así, le daré una vuelta. Sobre todo esa reflexión y esa necesidad de husmear un poco más que te ha dejado me llaman.

    Besote con aquarius!

    ResponderEliminar
  18. Creo que es perfecto para mi. Los temas así me transmiten muchísimo y disfruto mucho con este tipo de libros. Así es que gracias por la reseña porque no conocía este libro. Un saludo :D

    ResponderEliminar
  19. No sé yo si no me resultaría un poco triste... Besos

    ResponderEliminar
  20. Es cierto que los hijos/as nos ven solo desde la perspectiva de madre (y como hija he hecho lo mismo). Es un papel tan relevante que se come casi todo lo demás y eso siempre condicionará la mirada del hijo/a que, por lógica, será siempre incompleto. Ahora bien, de eso a ignorarla y abusar de ella, media una gran distancia. Sin embargo el estereotipo de género siempre ha impulsado esa madre entregada, sacrificada, sumisa, invisible, por tanto tampoco me sorprende del todo. Es injusto y la injusticia siempre me mosquea mucho.

    Quizás he deducido demasiado sin haberla leído, el tema es interesante sin duda, la forma de transmitirlo parece que también.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  21. OMG!! Me acabas de espantar, lo que me faltaba ahora, lotería de penalidades en la que toca el gordo...esperaré un poco más... besos!!

    ResponderEliminar
  22. Dan mucha rabia esos hijos, no tienen nada que echarse en cara unos a otros. La historia es muy triste y quizás por eso incomoda porque algo de reflejo tiene y no es muy bueno. Pero la forma y el estilo de la autora a mí sí que me gustó. Querría impactar y se le fue la mano.
    Besitos de nieta en cuarentena

    ResponderEliminar
  23. Coñe, a mi eso de historia triste terrible bla bla bla ya sabes que es lo que me gusta.
    Mejor que el aplauso repetido a la figura materna...
    Manías de una
    Besos

    ResponderEliminar
  24. La disfruté más que tú. Me pareció una novela que sugeria muchas cosas.

    ResponderEliminar
  25. Me gusta lo que lees. Eso no es novedad. Me gusta cómo lo lees. Ah, tampoco es novedad. Me gusta cómo lo que cuentas... uf, cero novedad. Es una lectura de las que genera conversación ¿verdad?. Cuestiona, vas más allá. Buscas. Masticas, y hasta escupes. Pues nada. Que lo leeré (ya estaba en la lista) y te contaré. Pero intuyo sensaciones similares. Bah, qué bobada. Eso tampoco es novedad :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Agur yogurt jajajajaja. Pues que mal madri porque me interesaba pero a medida que pasaba la reseña he cambiado de opinión, me reservo para libros menos dramáticos y positivos. Un besote

    ResponderEliminar
  27. Hola hermosa!!

    Cuanto tiempo sin pasar por aquí, cuanto echaba de menos leerte :) Esta no es una vuelta "total", pero poco a poco voy recuperando el ritmo (espero XD).
    La trama me llama bastante, la verdad, pero no tengo el cuerpo para dramas, jajaja. Ahora mismo me pide cosas más alegres, para tristezas ya tenemos la vida real :)

    Un besote grande!!

    ResponderEliminar
  28. Mmmm. Me ha llamado mucho la atención lo que dices de esta novela.

    ResponderEliminar
  29. Yo también me hubiera quedado enganchada a ese inicio. El planteamiento inicial (y ese título) me gusta mucho, esa desaparición y esa búsqueda. Ahora bien, los desplantes familiares me parece que los encajaría tan mal como tú. En cualquier caso, siento curiosidad por este libro. A veces dejo a la suerte hacer su trabajo. Ea!, ya tiene tarea nueva jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  30. Una reseña que me ha hecho cavilar y reflexionar. Creo que este libro me gustaría incluso con los peros que le has añadido. Creo que vivimos en una sociedad en la que todo ha de ser rápido y urgente, en la que no nos paramos a pensar en nada más que en lo que nos pasa a nosotros.

    Me refiero a esas madres que cuidan de sus nietos para que sus hij@s trabajen (en vacaciones escolares, cuando los niños se ponen malos), cuando te intentan echar una mano haciendo algo de comer para que congeles y aproveches el poco tiempo que te queda (a pesar de que están molidas y les ha costado un huevo de pato ponerse a cocinar y lo hacen sin rechistar), en esas personas que dan todo y reciben NADA. Y yo debería incluirme dentro de esas malas hijas, nueras, .... :-(
    Creo que es un libro que leeré, aunque sólo sea para darme cuenta de que la vida no consiste sólo en hacer cosas, sino también en sentirlas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Me gusta el estilo peculiar que los autores orientales saben dar a sus obras y esta me atrae porque me hará pensar en lo que tenemos en casa, que demasiadas veces no valoramos. Las penalidades que cuenta espero que remuevan conciencias que falta nos hace.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Lo leí hace tiempo y en aquel momento, lo que más me impactó fue la figura de la madre (lo olvidada que ha estado durante toda su vida, incluso por ella misma) y la crítica social. Imagino que si lo leyera hoy quizás cambiarían mis impresiones. Recuerdo el ambiente de congoja que describes, y también coincido en que en algún momento tuve que parar la lectura, pero creo que mis sensaciones fueron algo más positivas.
    Mil besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  33. Me gusta que los libros nos hagan pensar y reflexionar pero hay algo que no me termina de convencer. No me llevo pro tampoco lo descarto del todo si me topo con él.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  34. Me gusta aunque creo que me dolerá. Esto de la invisibilidad de las madres es algo de lo que te percatas cuando ya no las tienes. Tu madre siempre será tu madre e incluso antes, esas madres apenas te contaban que eran o cómo eran antes de ser tu madre. Muchas veces pienso en las cosas que imagino que era, pensaba o hacía mi madre cuando yo ni siquiera estaba en su mente. Desde leugo, una reflexión que seguro que ni encaja en el libro, pero es lo que me ha dado por pensar al leerte, jaja

    Me lo llevo.

    Bs.

    ResponderEliminar
  35. Pues a pesar de ese pero, que el libro se te haya quedado rondando, que te haya molestado, que te haya incomodado, es buena señal. Así que leeré este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  36. Hola, acabo de conocer tu blog y ya te sigo!! Cuando puedas pásate por el mio.
    http://novelasqueapasionan.blogspot.com.es/
    Gracias por la reseña.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  37. Me gustan los libros que te hacen reflexionar, pero no sé si estoy yo ahora mismo para este tipo de lectura. No tengo el cuerpo para mucho drama y el tema de la novela parece muy duro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Este lo tengo por casa, esperando turno =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  39. Me da la sensación de que a mí el libro me parecería tan desasosegante como a tí y, sin embargo, hay algo muy atractivo en el que relatas. Gracias por la propuesta
    Un beso

    ResponderEliminar
  40. Bufff.... tema duro. Me interesa la figura de la madre, parece un personaje interesante, pero los alrededores del libro no me convencen. No es un libro por el que me vaya a tirar, amiga, últimamente estoy buscando amantes pasajeros que no me hagan devanarme demasiado los sesos. 1beso!

    ResponderEliminar
  41. Mucho tiempo sin pasarme por aquí, pero veo que no has perdido ni un gramo de tu fuerza a la hora de reseñar. Ese malestar tuyo final después de la lectura me sujeta; es que no tengo fuerzas para ver de sufrir, no ahora. Sin embargo, me parece un buen tema, y veo que universal, este de lo poco que valoramos a nuestros mayores, hasta que ya es tarde. Me la apunto. Abrazos.

    ResponderEliminar
  42. Jopetas, Marilú! y ahora qué hago yo...? De entrada, tan solo el título ya me había tentado, y si debo ser sincera...creo que "me va la marcha". Probablemente, cuando lo lea, se me regirarán las tripas, y los maldeciré en voz alta mientras lea en silencio, porque oye...me lo llevo apuntado. Y cuando lo lea, volveré para comentarte ;)
    Gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar

A comentar!! :)