lunes, 20 de abril de 2015

El Hambre (Martín Caparrós)

El Hambre (Martín Caparrós) 
Editorial Anagrama
632 páginas

Dicen, poco más o menos, que la lectura perjudica seriamente la ignorancia, y yo, a veces, la verdad, no practico con el ejemplo, es decir, leo, procuro hacerlo, asomo a páginas y páginas pero también rehuyo, supongo que de la realidad, supongo que en un delirante intento de equilibrio mental. Leer perjudica seriamente la ignorancia pero también nos ayuda a ignorar, bajo cierto prisma, es un ejemplo más de mecanismo de evasión, al menos, según pretendas. 

También dicen que para viajar no hay mejor nave que un libro y entonces subo a cubierta y digo adiós con la manita a todos los que en puerto despiden. Bon voyage! Y por los mares del norte, porque los del sur ya están más citados, navegas por una u otra historia. Buscas, persigues, abres cofres, espejito, espejito, blablabla. En fin. 

Pero luego están los libros de pensar y aquí, amigos míos, no caben ignorancias. Aquí lo que toca es sacar la libreta y abrir la cabeza. El Hambre de entrada es de difícil catalogación, indefinido hasta en el "genero". Pragmatismo por delante, fue derivado a la sección ensayo en la librería donde lo encontré. En ese pasillito, que no es muy largo, leí su contraportada y sí, lo voy a hacer, os voy a poner el fragmento que cita:

«Si usted se toma el trabajo de leer este libro, si usted se entusiasma y lo lee en –digamos– ocho horas, en ese lapso se habrán muerto de hambre unas ocho mil personas: son muchas ocho mil personas. Si usted no se toma ese trabajo esas personas se habrán muerto igual, pero usted tendrá la suerte de no haberse enterado. O sea que, probablemente, usted prefiera no leer este libro. Quizás yo haría lo mismo. Es mejor, en general, no saber quiénes son, ni cómo ni por qué. (Pero usted sí leyó este breve párrafo en medio minuto; sepa que en ese tiempo sólo se murieron de hambre entre ocho y diez personas en el mundo –y respire aliviado).»
Y siendo retorcida, un pelín, pensaré que está aludiendo al sentir culposo o que al menos fue un golpe a las costillas, porque si de Adán venimos, de Eva somos o si el mono evolucionó lo suficiente para ser quien soy ahora, desde luego, si las barbas del vecino ves cortar, pon las tuyas que te vas a enterar. De alguna manera el otro debería importarme, el otro que está vete a saber donde, pasando vete a saber qué. 

Pues de eso va el libro, de disipar interrogantes, de poner cara a los otros para terminar viéndonos a nosotros mismos (sí, al final había espejo). 

Martín Caparrós, historiador, viaja por La India, Bangladesh, Niger, Kenia, Sudán, Madagascar, Argentina, Estados Unidos y aterriza en España. En todos estos lugares se hace preguntas y se las hace a otros, la tesis sobre la que escribe es el hambre. El objetivo, vamos a poner, que es buscar las causas, exponer el tinglado que mantiene el que mucha gente pase por esta situación, pero también ponerles rostro. En un encuentro con lectores el autor afirmaba: "No existe el hambre sino los hambrientos"

El Hambre de Martín Caparrós es una verdad incómoda, un  alegato a la conciencia, un compendio de información donde hablarnos de cuestiones puramente semánticas pero también de organismos, ONG´s, creencias que hacemos oficiales para vendarnos los ojos y un largo etc. que contrasta en preguntas hechas a "la tribu", la misma siempre en toda su extensión: ¿cómo carajo conseguimos vivir sabiendo que pasan estas cosas?

También habrá números porque: "son también, el mejor modo de enfriar las realidades: de volverlas abstractas"; oiremos la voz de los sin voz, las respuestas de qué les gustaría comer (cuando suena a mofa preguntar donde no existen opciones) y que la alimentación es cultural. Sí.  No es lo mismo el hambre en todas partes, de la obviedad a los ejemplos, conoceréis de todo tipo. Quizá, este salto, nos haga ver que no es cosa de pocos. 

La verdad, no lo sé. La verdad da rabia. La verdad da pena. La verdad que Martín Caparrós no lo utiliza y eso es lo mejor del libro, pese a la trampa, Martín Caparrós responde a los "lectores bienintencionados" para no abandonarnos a la intemperie pero sin medallas. La verdad es que la ignorancia no duele y el saber puede que sí. La verdad es que algún capítulo final no lo hubiese incluido, el autor se posiciona y me hace temer que la gente también lo haga respecto a la obra y no lo merece, es reflexiva, documentada, de primera mano y está bien escrita, porque en su humildad, resulta necesaria, porque con ella no vamos a paliar el hambre en el mundo pero seguro saldremos con un cuota menor de ignorancia. 

Con la certeza plena de cuestiones no dichas, una libreta de resultados me acompaña, las conversaciones dinamiza y el movimiento me hace andando. No quería dejar de recomendarla, como lo que es: un despertador a la razón, no al sentimentalismo y un fragmento.

"En este libro, en realidad, no pasa nada. O, mejor dicho: nada que no pase todo el tiempo. Lo más difícil de este libro es captar la cantidad, la escala: entender -entender en el sentido de hacer presente, entender como quien dice hacerse cargo- que cada historia le podría suceder -y, con sus variantes, les sucede- a miles y miles de personas. Pensar que la pequeña historia de Sadadi es la gran historia de cientos de millones de indios, por ejemplo.

Pero, también: ¿qué pasa cuando un individuo se vuelve parte de un concepto? Los que tienen hambre ¿qué pasa cuando deja de ser esa nenita adorable de sonrisa triste o es hijoputa que casi te roba el bolso o ese señor que trata de decirte algo en un idioma raro, y se vuelve una idea, una abstracción? ¿Facilita qué cosas, complica qué cosas?"
Martín Caparrós (El Hambre) 

Decir que llegué a este libro por el trío: @MientrasleoS @Bernie_gunther y @NavonaEditorial unos agitadores de la literatura.

47 comentarios:

  1. Si te digo la verdad, en este momento son muchas páginas para mí. Quizá más adelante. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene unas cuantas páginas y es para leer sin prisa :)
      Un besote

      Eliminar
  2. Hola!
    Es un libro que me llama mucho la atención y, tras leer tu reseña, aún más. :)
    Gracias por compartir tu opinión.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Abracalibro
      Es muy buen libro, si te llama la atención no lo dudes :)
      Gracias a ti por pasar.
      Besos

      Eliminar
  3. Me ha encantado ese matiz que introduces de que la lectura perjudica seriamente la ignorancia pero también nos mantiene en ella. Me encantan los contrarios que no se contradicen.

    Siempre me gusta leer ensayos, de hecho estoy con uno de Virginia Woolf, y este que nos traes, si incomoda, es de los míos. Nada de ensayos que te pasen la mano por el lomo, mejor de los que nos dan collejas, leches.

    La verdad lo que no tiene es remedio...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que los contrarios que no se contradicen tiene ahí su mayor contrariedad. Leer tiene tantas utilidades como uno le quiera dar, eso siempre ha sido así ¿no?

      Ya sé que no eres de las que reculan con los ensayos y este, además, no se hace en absoluto pesado. Eso sí, para leer sin bulla, como te puedes imaginar. Caparrós no deja dormir en los laureles ni da palmaditas, ya verás que pone lo justo en donde hay que ponerlo. Es un librazo.

      La verdad es que tienes razón.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Creo Marilú que todos "sabemos" pero nos incomoda saberlo y a continuación sentarnos a la mesa y comer hasta no poder más. Así que preferimos pasar por encima de puntillas, haciendo como que no nos enteramos porque a poca conciencia que tengas no puede dejar de doler.
    Pero no está de más seguir sabiendo, tomar conciencia clara de lo que ocurre a nuestro alrededor, aunque incomode o duela.
    Tomo nota.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos "sabemos" pero ahora diría que "sé" más que antes, en ese sentido me aclara aspectos que tenía difusos, te hace pensar y te informa de muchos detalles que ignoras. Hasta te explica como funciona la bolsa de un modo accesible, vamos, que Caparrós me ha ayudado mucho a entender. De todas formas la finalidad no es que salgas sintiéndote despreciable, ni mucho menos, es capaz de balancear para dar una panorámica y ya cada cual asuma su parte. Merece la pena leerlo.
      Besos

      Eliminar
  5. Muy justa tu reflexión del principio, la comparto: leer nos abre la mente y nos aporta conocimiento, pero a la vez también es una forma de huir de la realidad, de no querer ver lo feo que nos rodea y evadirnos. La lectura siempre tiene esa doble acepción, a veces se decanta más hacia una que otra, pero así es. Y sí, la ignorancia da la felicidad, también estoy de acuerdo en eso, porque la verdad da rabia. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene su momento y leer aporta muchos sentidos. En absoluto me parece negativa la evasión, todo lo contrario, da alas. En general soy partidaria de la conciencia, una vez la tomo decido si quiero mirarla de frente o salir por patas a otros puertos :)
      Un besito

      Eliminar
  6. "No existe el hambre sino los hambrientos", casi nada para la frase.

    Pues yo también me la voy a llevar, porque aunque es un tanto larga y densa para lo que me pide el cuerpo ahora mismo, el tema me parece muy interesante. Y sí, las lecturas sirven para evadirse y como sustitutivo del viaje, pero también algunas nos hacen pensar y nos llevan a replantearnos el puzzle, también leemos por eso. Así que eso, para uno de esos momentos me la llevo.

    Gracias por traértela ;)

    Besotes de recadero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cuento que hubo un encuentro el una librería de viajes de Barcelona (Altaïr) que por cierto es chulísima y estuve en diferido escuchando a Caparrós y apuntando frases como esa (sí, a veces soy algo friki). Me gustó tanto oírlo que después ya me puse con la lectura.

      Como te digo, es más larga que densa, tiene muchos golpes de los que nos gustan. Da mucha perspectiva y aprendes muchísimo, yo creo que tiene tu nombre escrito, estoy segura de que a su paso y ritmo la disfrutas seguro. Temía que nadie se animase pero me parecía importante darla a conocer, al menos esa contribución a la conciencia colectiva.

      Besote y té

      Eliminar
  7. Esas cosas que sabemos y que queremos hacer como que no sabemos... Es duro, muy duro. Cuando te paras a pensar en toda la gente que se muere de hambre ¡de hambre! en el mundo, te parece imposible. Y más ahora, que se utilizan los cereales como combustible y eso hace que extensiones que se podrían destinar a consumo alimenticio económico se dispare... En fin, que sí, que como dice el refrán 'Ojos que no ven, corazón que no siente'. Me lo apunto, a ver si lo tienen en la biblioteca.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Das en la diana ¡de hambre! parece increíble que pase, peor como no pasa en el lugar visible, en los lugares que "importan" pues a otra cosa. Además hay mucho de status quo . al respecto de los combustibles también se habla, de todas formas, uno de los primeras cuestiones no es la falta de alimentos (con la de cosas que se tiran, además). Espero que lo encuentres, Dorothy, si te interesa el tema el libro te va a fascinar.
      Besos

      Eliminar
  8. No me la voy a llevar porque ando perezosa ultimamente (bueno, llevo meses ya) pero olé, menuda reseña y menudas frases.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, entiendo que este libro no es para ir con apatía ninguna. De hecho esperaba que me mandarais lejos, jajajaja. si ha servido, al menos para esas frases, me alegro un montón, Lesincele.
      Besos

      Eliminar
  9. Reconozco que soy de las que busca evasión con las lecturas y claro, este tipo de lecturas siempre se van quedando a un lado aunque resulten sumamente interesantes, no lo conocía y aunque no sé si llegará algún momento en que encuentre hueco y momento idóneo para leerlo, lo tendré en cuenta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo hago, por supuesto, no es nada negativo. En mi caso las dos cosas son necesarias pero entiendo a quienes se decanten por evadirse. Ni mil palabras. Es interesante sobre todo porque te hace pensar mucho sobre como actuamos, a mi son temas que me fascinan :)
      Un besote

      Eliminar
  10. Me ha parecido que puede ser un libro muy interesante, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es Susana, das en el clavo :)
      Un besote

      Eliminar
  11. Definitivamente, me lo llevo. Lo buscaré, a ver si doy con él en Honduras, donde vivo ahora. Aquí hay mucha gente que pasa hambre, y también mucha luz y mucha esperanza y mucha dignidad en algunos hondureños. Veremos qué cuenta Caparrós y cómo enfoca el asunto, si finalmente encuentro el libro, si no "tengo que conformarme" con el otro hambre, el de verdad. Tema delicado este.

    Besos. Brutal reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Participé en un par de proyectos de cooperación, eso te da mucha visión del mundo, de las cosas y de las mentalidades. Además lo que me interesa es la intervención de colectivos desfavorecidos, hay tanto por hablar en este tipo de situaciones. Lo mejor que vas a encontrar es precisamente distintas perspectivas de lo mismo en distintos puntos del planeta. Ya verás. No creo que Caparrós te de un disgusto. Menos mal que entrecomillas el conformarse. Ya lo hablamos si finalmente, cuando sea, das con él.
      Besos y muchas gracias :-)

      Eliminar
  12. Me lo llevo.... adiós!!! Noooo, jajajaj, soy el niño que dijo a los siete años que no podía ser feliz mientras hubiera otros muriéndose de hambre en el mundo, tuve que aprender a vivir con ello y me convertí en alguien que no mira al otro lado. Y sí, la lectura perjudica la ignorancia y también nos evade. Me gustan además mucho los párrafos, no admite concesiones, va directo al grano, son flechas de punta afilada a la conciencia y si algo he aprendido es a no esquivarlas, dime la verdad, golpéame con una sentencia y yo actuaré en consecuencia, si puedo. Caparrós me la dirá, tú me has dicho ya cómo me la dirá, me siento valiente para entrar en este combate del que saldré destrozado. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caparrós es certero, claro y contundente pero no entra para matar, reconoce su parte y la de cada uno, a fin de cuentas la situación se sostiene por muchos factores. Otra aspecto importante es que huye del buenismo, de las palmaditas en la espalda y de la mitificación de ciertas figuras. Vamos, yo creo que te va a gustar, aunque luego rebatas cosas. No sales de rositas, efectivamente, pero tampoco derrotado. A mi lo que más me ha aportado en panorámica, confirmación, análisis. Ya verás, ya...
      Un beso :)

      Eliminar
  13. Suscribo cien por ciento el primer párrafo con el que abres esta reseña, y es que sí, seguro que leer perjudica la ignorancia, doy fe de eso, pero también nos ayuda a intentar, al menos por unos momentos, ignorar algunas cosas que a veces, vistas de frente, agobian... Tendré en cuenta esta recomendación, muchas gracias :)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, yo creo que hay que saber evadirse, es necesario y es salud, si viviéramos totalmente en la realidad (al menos yo) me volvería algo triste y lánguida. Todo encuentra su momento y el libro a su lector :)
      Un besote!

      Eliminar
  14. La verdad duele... Y está ahí siempre, pero la dejamos ahí a un ladito, porque si no, sería imposible vivir... Pero a veces hay que enfrentarla. Así que este libro me lo llevo bien apuntado. Imposible dejarlo pasar con esa contraportada tan contundente, y con esos párrafos que nos has dejado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo, hay que que equilibrarlo todo un poquito. Para mi es un libro que nos pone muy en tierra, eso es importante, eso sí, no sales con los sentimientos a flor de piel, no es el objetivo, la idea es sobre todo concienciar, o al menos así lo he leído yo.
      Un besote, Margari

      Eliminar
  15. Con todo lo que tengo encima y lo que está a punto de caer creo que no es el mejor momento para ponerme con este libro. En parte me ayudaría como ya hemos hablado pero me pesaría más la realidad del problema. Lo que sí saco en claro después de una reseña como esta y viendo todo lo que has sacado de la lectura con libreta y todo, es la suerte que tengo de haberte encontrado.
    Un beso de nieta consciente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No va a caer nada que no puedas capear, con diez cañones por banda, viento en popa, vale, vale, dejo la piratería. Cada uno se conoce, entre la empatía y la simpatía hay diferencias, oye, un día utilizo eso para una reseña ;-) La suerte en un encuentro es mutua, fifty-fity.
      Un beso de abu también algo inconsciente

      Eliminar
  16. No está entre los libros que me ahora mismo entran en mis previsiones. Ahora necesita historias fáciles y entretenidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a por esas historias, muy necesarias también.
      Besos

      Eliminar
  17. Menuda ¡RESEÑA! Así, en mayúsculas y con signos de exclamación.
    Lo tengo anotado en mi lista de pendientes. Creo que debo leerlo y además quiero.
    La vida está llena de verdades incómodas. Es más, la vida es una verdad incómoda inmensa, y hay que mirarla de frente.
    Lo leeré.
    Gracias por tu reseña. Y por transformar el trío en cuarteto ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo una no puede evitar salir sonriendo.
      En esa lista estaba el mío, solo que he tardado algo menos, ya sabes que el trío, es mucho trío (que te voy a contar).
      "La vida es una verdad incómoda inmensa" ¡me la llevo! esa también es una verdad, hay que mirarla y vivirla lo mejor posible, a cada día.
      Gracias, preciosa. Yo solo quise apoyar al triunvirato, jajaja
      Besos

      Eliminar
  18. Este li ro no está hecho para mi para estos momentos, quizás más adelante, algún día. ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que ese día, si tiene que llegar, llegue. Los libros están hechos para los lectores que están dispuesto a ello, claro que sí.
      Besos

      Eliminar
  19. Los ignorantes ignoran qué ignoran. Me lo apunto y te recomiendo "El precio de la desigualdad" de Stiglitz si te gusta leer ensayos sobre los males de este mundo.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ignorantes ignoran por acción y por omisión. De todas formas creo que todo el mundo debe elegir y yo elijo llevarme la recomendación (que solo conocía "de vista"), gracias.
      Besos

      Eliminar
  20. Me ha encantado tu reseña y has hecho que me llame la atención este libro. Las frases del autor son de esas que van directas a la ignorancia, a lo que no vemos o no queremos ver, porque es más fácil abstraerse que enfocarse. Intentaré perder algo de ignorancia, que de eso tengo un rato, mientras leo y de paso me recreo con las palabras de Caparrós. Besos.

    ResponderEliminar
  21. El Hambre es un libro magnífico que, si bien tiene un único y mínimo pero, merece la pena ser leído. Siempre me ha llamado la atención como la palabra ensayo echa atrás a muchos lectores cuando no es más que la denominación para grandes libros que valen tanto por lo escrito como por lo expuesto, descubierto, reflexionado, hablado. Este es un claro ejemplo.
    Caparros se sale, y si tenemos suerte, nos demostrará que hay un hambre de saber y quizás nos acerquemos a otro.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Desde luego ese párrafo dispara a matar. Aunque no es mi intnción hacer desplantes a un ensayo de calidad, creo que ahora no podría leerlo, no lo descarto más adelante. Un besote!

    ResponderEliminar
  23. Yo te reconozco abiertamente que leo tanto porque quiero evadirme, y ya por costumbre y porque me encanta -sin ningún orden en especial en esos 'porqués'-. El género del ensayo... puf, me da mucha pereza, me quedo ocn las novelas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Uff. Durito y agitaconciencias ¿no? Buen libro para leer con tiempo, sin prisa. Ahora no es el momento, pero lo apunto, Marilú. Un millón de besos.

    ResponderEliminar
  25. Uff... vaya contraportada! Como para dejarlo ahí...
    No lo conocía de nada, pero me falta tiempo para apuntarlo. Tiene pinta de ser una lectura dolorosa, pero necesaria.
    1beso!

    ResponderEliminar
  26. Mientrasleo, cómo no... ejem xD
    Lo tenía fichado ya.

    Besotes

    ResponderEliminar
  27. Pues así, ahora mismo, no me sonaba mucho el título: quizás me lo haya tropezado en otro blog pero no me dejó huella... Sin embargo tú introduces esta reseña con dos párrafos magníficos y haces un alegato tan favorable de la historia que estoy dispuesta a sacar mi "libreta de pensar" y enfrentarme a una lectura para evadir mi ignorancia: hay ciertos temas con los que cada vez estoy más sensibilizada y quizás este libro sepa describirme gráficamente esos pensamientos que a veces me cuesta expresar al respecto... 1beso!

    ResponderEliminar
  28. Ya de por sí la sinopsis es brutal, no me quiero imaginar el interior. La verdad es que me atrae mucho el libro y lo que cuenta.

    ResponderEliminar

A comentar!! :)