lunes, 23 de febrero de 2015

Zadie Smith en un bocado

Dice Zadie Smith:


“Hay escritores con ideas, sentimientos y vidas poco habituales. Yo no tengo nada de eso. Solo cuento con la capacidad de hablar con precisión de sentimientos muy comunes”
Diría que lo habitual es algo tan variable como unido al ombligo, a fin de cuentas, algo es común en cuanto deja de ser extraordinario y sale de la circunferencia de lo que consideras vida normal, véase, una estudiante de filología inglesa que publica algunos relatos cortos que llaman la atención de un editor, el mismo que le ofrece un contrato para escribir una novela, antes de estar si quiera en el ideario de su autora. Hablamos de Dientes blancos, publicada en 1997, un éxito internacional y una etiqueta de bestseller. Después una segunda novela (El cazador de autógrafos) que no recibiría la misma aceptación de crítica, aunque le permitiría superar un bloqueo creativo y continuar, ahí sí, con otra, Sobre la belleza, de mejor recibimiento y premios adquiridos, para nuevas reflexiones, Smith considera el derecho a Cambiar de idea, edita la antología El libro de los otros y hace un año publica su novela de madurez (no sé si del gusto, tal calificación), NW London

A grosso modo esta es su carrera sin hacer detenimiento y bien, gracias, hoy por hoy Zadie Smith imparte talleres de escritura, la señalan como una de las voces más destacadas de habla inglesa y lo único que puedo decir es que he leído su primera novela.



Dientes blancos se inicia con el intento de suicidio de uno de sus personajes, Archibald Jones nos va llevando en un peregrinaje rocambolesco por los canales de su prosa. Una escritura para insomnes, no debes pegar ojo si quieres captar la astucia. Estimulante la par que divertida pero sobre todo inteligente. La novela se construye en torno a varios personajes, el primero de origen británico, se une  con una mujer jamaicana, son los Jones, amigo él (Archibald) de Samald, que ya tiene esposa, que tendrán hijos, que conformarán los Iqbal (bengalíes) y que serán empujados a mezclarse con los Chalfens (judíos o católicos). Un maremagnum de creencias e ideologías que influyen en las decisiones, de forma tan determinante que el lector queda atónito ante las propuestas. El armazón en torno a ciertos años y a los núcleos familiares dan la estructura a la novela, cuyo final se desvela tan trivial como subjetivo, pero sobre todo, bien cerrado. 

Pero sin duda contar todas estas historias y otras similares sería difundir el mito, esa mentira perversa de que el pretérito siempre es imperfecto y el futuro, perfecto. Dientes blancos 

Una lectura que disfrutas, para eso fue concebida, pero que no da tregua, es decir, se puede hacer árida, mantener el interés requiere una cuota de implicación del lector que para mi siempre es adictiva. Además de resultar exótica en cuanto a sus diferencias, porque para Smith lo habitual, es la convivencia en un barrio multicultural, multiétnico, obrero, de gran componente migratorio. Podríamos decir que para nosotros también pero no, la interculturalidad es un pan que cada país amasa a su manera, fruto de la tierra. 

Lo mejor que extraigo de su lectura es: Zadie Smith. Afirma que cuando intentó releer Dientes blancos se sintió “sobrecogida por la náusea”, que "quería exponer que las crisis existenciales no son dominio reservado de la población blanca" y que le interesa la gente que no tiene mucho poder. La Zadie Smith que quisieron hacer icono (del que salió escabullendo), a la que le cuesta conceder entrevistas, esa que fue niña de clase media-baja en un barrio obrero inglés, cuyos referentes literarios son Nabokov, Dickens, Keats, Wharton, Jane Austen, Philipp Larkin y Forsters, y dicen, esta  (Dientes blancos) no es su mejor obra, razón por la que me froto las manos esperando saber del resto y a la que me gusta "oír" decir:
"En mi vida como lectora ha habido escritores de los que he amado la mitad de lo que han escrito y he odiado la otra mitad. Pero hay algunos escritores de los que amo todo y con ellos tienes una relación especial. Así que esperas tener lectores así, pero también estás muy feliz de que haya gente a la que le guste uno de tus libros o uno de tus ensayos. Al final tienes que estar agradecido de que a la gente le importe lo que haces."


Entrevistas: ABC, El País
Otros enlaces Zadie Smith (Arbor, EstandarteLibrópatas)



Para ser un icono femenino básicamente tienes que estar muerta. La muerte ayuda. Creo que prefiero estar viva a ser un icono.

38 comentarios:

  1. Encantadora forma de mostrarnos a esta autora. Desde luego tiene mucho sentido común y sus frases son contundentes. Me la apunto. :-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No la conocía de nada, pero creo que le voy a dar una oportunidad. Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    No conocía ésta autora pero pienso intentar leer ''Dientes blancos'', me parece una novela que vale la pena.
    Gracias por la información.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Jo... Esto es lo que me gusta de los blogs, descubrir libros y autores de los que no sabía nada y que, de repente, se te meten en la cabeza y sabes que quieres leer esas historias que han escrito... Me la apunto para cuando acabe los tres que tengo en cartera (y a los que no puedo colar ninguno porque son regalos).

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Pues no la conocía pero vaya manera de ver la vida! Me gusta, y me encanta en especial la última frase. Me la apunto para que no vuelva a pasar desapercibida. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Conocía a Zadie Smith de nombre, pero ni le ponía cara ni sabía nada sobre ella. Me ha encantado lo que has contado,voy a investigar!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la primera frase, es eso lo que suelo buscar cuando leo un libro. Biquiños!

    ResponderEliminar
  8. Pues no conocía a esta autora pero has despertado mi curiosidad y las frases que has destacado son muy llamativas, me apunto el nombre para investigar
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Leí el de la belleza y sabes ¿qué? ¡No me acuerdo! Se ha borrado de mi mente así, de un plumazo, te urdo algo de una familia de desaptados y raros. Lo que sospecho es que no me debió impactar mucho cuando se ha perdido en mi memoria y no leí nada más de ella. Pero lo que cuentas me gusta, es como si no la conociera así que voy a obviar mi pasado y darle otra oportunidad.
    Un Besote de nieta interesadamente olvidadiza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Te urdo" no, "recuerdo" quería poner, un día de estos cometeré un crimen contra mi ipad.

      Eliminar
  10. Yo tampoco conocía a la autora, voy a investigar yo también!!! Bsss

    ResponderEliminar
  11. No la conocía de nada pero me ha parecido muy a tener en cuenta, besotes

    ResponderEliminar
  12. Pues ya sé por donde empezar porque con esta autora no me he estrenado ¡qué mal! Está por todas partes, en todos los lugares, el NW London ese lleva acumulando polvo ya tiempo y no sé, no sí... hay algo que no me termina de llamar del todo. Creo que empiezo por los dientes y salto directo al London visto lo visto. Besos :)

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho la forma en que nos has presentado a la autora, casi me ha parecido que la conocía. Tomo nota de los títulos que has mencionado, a ver si doy con uno de ellos; muchas gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. No conocía a esta autora y has despertado mi curiosidad. Me gustan las frases que has destacado así que me la llevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. El componente migratorio es muy tú (ya que estamos con los pronombres personales). Me ha gustado mucho el post, la intro, el intercalar detalles de la entrevista. Y sí,quiero leer a esta autora. Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. No conocía a la autora, pero salgo de tu post deseando adentrarme en sus libros. Muchas gracias por tu reseña, por transmitir, por provocarme ;))
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Ya conocía a la autora pero aún no he leído nada de ella, aunque ganas le tengo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Me espera en la estantería. He visto varias entrevistas con la autora y tengo ganas de leerlo
    besos

    ResponderEliminar
  19. No conocía a la autora. Y voy a tener que ponerla en mi lista de pendientes. Me gusta lo que nos cuentas de Dientes blancos y me gustan las frases que nos has dejado. Sencillas y contundentes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Por lo escribes y por lo que ya me habías chivado, sí que parece una autora que no parece para todos los lectores, y desde luego no para todos los momentos. Me dejas con toda la curiosidad, aún así, porque creo que esa interacción multicultural tan marcada, que parece que es un poco el motor de la historia, creo que me podría gustar. Anoto con pulso temeroso, a ver si me animo :P

    Besotes in the morning! :)

    ResponderEliminar
  21. Que miedito Marilu. Estás segura de que no compartimos estanterías en casa? ;) Tengo pendiente este libro desde hace tiempo. A ver si le dedico un ratillo y te cuento mis impresiones.
    Besicos

    ResponderEliminar
  22. ¿Escritoras únicas? Me gusta esta autora de vida habitual, corrientita y ya tengo ganas de descubrirla. De momento Dientes blancos ya ha despertado mi curiosidad. Seguiré atenta a tus siguientes descubrimientos.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Es una autora que tengo muchas ganas de leer y que siempre me ha despertado curiosidad. Creo que como tú también empezaré por su primera novela, que tal vez es la que más me llama la atención. Por ahora, puedo decir que todas las frases que has puesto dichas por la autora me han encantado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. La última reflexión es aplastante, yo también prefiero que siga viva aunque no sea un icono. Lo que cuentas de este libro de me gusta y mucho así que me lo llevo para futuras lecturas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Soy una ignorantona: pensaba que esta mujer era cantante de jazz o algo así! Me ha gustado mucho conocerla: gracias por tu particular panorámica. 1beso!

    ResponderEliminar
  26. Me ha encantado la forma que has tenido para presentárnosla, no la conocía y me ha resultado muy interesante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Me has dejado con muchas ganas de leer a esta autora. Tengo en casa desde hace siglos un libro de ella pero no es éste (tendré que buscarlo), pero me lo apunto para ponerme con ella en cuanto pueda.
    Besos!

    ResponderEliminar
  28. Una señora sarcástica que se queda en divertida, un libro que leemos de forma sencilla y fácil y muy ameno. Ya sabes lo que opino a partir de L, así que supongo que a este no me acerco. No por nada, sino porque ese tono telefilme, variopinto... es para eso, telefilme.
    No creo que sea para mi. Y respecto al feminismo... mejor no me meto
    Besos

    ResponderEliminar
  29. De Zadie Smith he leído un par de entrevistas. Ya me llamaba la atención su manera llana, honesta, de ver las cosas (en particular el mundo literario). El tema de la inmigración y la mezcla de culturas me atrae. Buscaré el libro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Parecida impresión extraje de la única novela suya que he leído, Sobre la belleza. Esta novela tiene una trama basada en el choque entre dos familias, una liberal y progresista (la de Howard, nueva conexión con la novela de Forster) y la otra ultraconservadora y reaccionaria (la de Monty). Howard y Monty son profesores universitarios especialistas en Rembrandt con una compleja situación familiar que provocara el desarrollo de una historia muy ágil, de ritmo vertiginoso en ocasiones y que profundiza en el perfil psicológico de sus personajes.
    Me pareció una autora con una mirada irónica, brillante y lúcida.
    Tenía esta novela que comentas entre las posibilidades de lectura.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  31. Me llama la atención lo de la náusea... Parece algo distinto a lo que he leído y lo distinto siempre atrae aunque te surjan algunas dudas iniciales. No conocía a la autora y me resulta interesante ese descubrimiento por parte de un editor sin que ella se lo hubiera planteado. A ver si te descubren a ti pronto jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  32. Me encantan sus afirmaciones. Una autora a tener en cuenta.
    Un besin

    ResponderEliminar
  33. La implicación la llevo de serie, lo de que no de tregua no sé yo, que necesito respirar, pero Zadie está pendiente desde hace tiempo. Divertida e inteligente, una mezcla irresistible.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Precisamente el otro día entré decidida a comprar un libro suyo y acabé llevándome otro. Estaba tan cansada que sólo me sentía capaz de enfrentarme a algo como La librería ambulante. Volveré otro más descansada

    ResponderEliminar
  35. Me apunto a la autora, había oído hablar de ella pero no la tenía en el punto de mira.
    Me ha encantado tu entrada, magnífica, de verdad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  36. Ya sabes cuánto disfruté con "NW London", así que volveré a Zadie cualquier día de estos. Además, tengo "Sobre la belleza" por ahí esperándome.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  37. Pues no la conocía, buscaré algo suyo =)

    Besotes

    ResponderEliminar

A comentar!! :)