domingo, 9 de noviembre de 2014

Me gusta Bunker, algunas penalidades y reconcomillas

Edward Bunker fue escritor, guionista y actor ocasional, previa vida criminal de lo más ajetreada. Sus expedientes recogen fechorías relacionadas con atracos, tráfico de drogas y extorsión. En su periplo por distintas prisiones americanas fue donde se produjo el encuentro con la lectura. Siguiendo la creencia popular un lector voraz nutre la estadística del futuro escritor y así fue su caso. Testigo de excepción, la delincuencia y los bajos fondos son caldo de cultivo y motor principal de sus historias. 

Puntualizando, solo he podido disfrutar de Little boy blue y Huida del corredor de la muerte. El primero es una novela, la más autobiográfica de todas, en ella seguimos la vida de Alex Hammond, un niño de apenas once años del que sus padres no pueden hacerse cargo y termina en el entramado del sistema de protección del estado. La pregunta omnipresente es si logrará salir del atolladero cuando parece fallar una y otra vez. Cerrando la lectura el sabor es amargo, la sensación solitaria y la rabia contenida.

Por otro lado, como digo, también he leído un conjunto de relatos bajo el título de Huida del corredor la muerte, en esta ocasión son un total de seis. No todos al mismo nivel en mi opinión. El estilo del autor es violento, certero y sobrio. Acusa más a la justicia en este caso, proyecta la discriminación racial y sube el nivel de crudeza. Al igual que la obra antes mencionada me resultó inevitable cerrar el libro sin cierta amargura.

Los personajes de Bunker parecen envueltos en una conspiración inexorable, abocados a tomar decisiones que quizás no eran las que deseaban. De entrada parecen tipos normales y en algún punto de la historia las penalidades aumentan y la certeza de que no hay salida se hace patente. Resulta desalentador.

Te despides y empiezas a pensar en el tipo de historias, ves cualquier informativo y te sorprendes intentando darle un giro a eso que te cuentan. En definitiva, justificas, razonas, buscas responsables y te dices condescendiente: el mundo no puede ser malvado.

Determinados hacía la insensibilidad, si padecemos por todas las calamidades que nos rodean deberíamos despedirnos del concepto de felicidad. Mal que pese, estamos obligados a ser un poco ombligos del universo, portadores del bien. De acuerdo con esta premisa o no (se aceptan divergentes) caes en la cuenta de que ese libro que tienes en tus manos tiene poco de exclusividad.

Quizás a no sé cuántos kilómetros algún preso lea a Bunker y lo analice como tú e incluso piense: joder, ni un poco de esperanza, o como diría una amiga, puede que la vicepresidenta del gobierno de un remoto lugar (por no poner la española, esto es un suponer, mejor algo exótico) lea el mismo libro que tú, le produzca las mismas impresiones y se tire a por el helado de chocolate con galletas para restablecer el equilibro perdido. ¿Es posible que tenga algo en común con Soraya?
Puestos así, hablamos de un ex convicto rehabilitado que tuvo la oportunidad de asistir, leer y escribir, cambiar su vida. Alguien con quien uno, de entrada, no se imagina tomando un café. No pretendo discriminar, es un botón mental instalado a cuenta del no hables con extraños o no cojas caramelos del abuelo con sonrisa permanente anclado en la esquina del colegio. Estereotipos, prejuicios o postjucios. ¿Quién sabe? Lo cierto es que a mi me gusta Bunker, pese a la distancia vital que nos separa, a la visión agridulce que ofrece y a que en el congelador se hallan agotado las existencias de helado de la temporada.

26 comentarios:

  1. No lo conocía pero creo que puede gustarme eso sí para otro momento ahora necesito otro tipo de lecturas. Me ha hecho gracia lo del helado y Soraya. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo voy a dejar pasar. Por le momento no me animo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. A mí también me interesa conocer a Bunker. Estoy de acuerdo en que tenemos que ser un poco ombligos del mundo propio, no resistiriamos la vida si nos afectara todo lo malo que nos rodea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pues voy a tener que animarme con este autor. Pero no sé si esperar a verano, que ahora mismo no tengo ya helados en el congelador...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría conocer a Bunker, y mucho, precisamente por su historia personal; me inspira curiosidad, y aunque siempre habrá prejuicios o reservas, la cosa es superarlos, ¿no? Muchas gracias por la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No me extraña que necesites chocolates y dulces, ve con cuidado, tanta amargura y acabarás comprando sylvanians, no digas que no te avisé. Por mi parte, yo en el búnker no me meto, tanto sufrir no es bueno, prefiero los cuentos que a pesar de todo acaban bien.
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Pues me parece super interesante!! Anotado a Bunker =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. No lo conocía. Me dejas por un lado curiosa pero por otro con la duda de si llegaría a disfrutar de todas estas caracteristicas que comentas.

    ResponderEliminar
  9. Bunker es fantástico. No sé si sus personajes o su vida, saber que escribe de loq ue conoce y permitir que se mezcle con la ficción. Esa sociedad cerrada, esa reinserción imposible, los ambientes, la sordidez en el ambiente, al falta de oportunidades...
    Es imposible no caer rendido a sus pies. Y es francamente difícil explicar los motivos para hacerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Pues no lo conocía, de verdad qué ignorante me siento... El caso es que lo que nos cuentas me atrae pero con un no sé qué que no consigo identificar... Ya te contaré si me animo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es un autor que no conocía pero no me importaría probar con alguno de sus libros, es interesante su vida y creo que disfrutaría con el planteamiento de alguna de sus obras
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Creo que no es para mi, a veces revolcarme en el lodo no me sienta bien o al menos depende de en que momentos

    ResponderEliminar
  13. Pues aunque me gusta este tipo de lectura, este creo que mejor lo dejo pasar... demasiado duro todo, necesito algo más suavecito ahora mismo :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Pues no sé qué decirte. Me intriga pero no sé si lo suficiente como para animarme con su lectura.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. No lo conocía pero esta vez aunque no me disguste tampoco me atrae demasiado, así que uno menos para la lista!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Yo tengo claustrofobia, así que los búnkers me sientan fatal. Vamos que si me meten vale pero ir por ir, y encima a pasarlo regular, como que no madrina. Besos

    ResponderEliminar
  17. Yo tampoco lo conocía y lo cierto es que me atrae la novela autobiográfica que comentas. Lo de leerlo...la lista es eterna pero yo siempre te tengo en cuenta ee :D

    ResponderEliminar
  18. Pues precisamente que sea alguien tan distinto a mí hace que su obra me resulta más interesante. Me llama mucho la atención esa novela autobiográfica que comentas. Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Yo no lo he leído, es una de estas figuras de las que oyes hablar, que sale mucho pero a la que nunca te acercas, no por falta de interés sino porque de tanto mencionarlas se hacen conocidas casi sin leerlas, evidentemente tendré que leerme estas dos incursiones tuyas a ver qué encuentro yo. Un beso :)

    ResponderEliminar
  20. Pues no lo conocía en absoluto, así que no sé si darte las gracias por dármelo a conocer u odiarte por aumentar la lista de autores interesantes. En fin, haré lo primero, pero... con lo aficionada que soy a los relatos, no me queda otra que llevarme apuntado al menos un título.

    Besucos.

    ResponderEliminar
  21. Vale, vaaale, tengo que leer a Bunker, me has convencido. Ese poso algo cruel y un tanto agridulce como dices me convence bastante. Y además, teniendo en cuenta el prisma de quién lo escribe y lo que ha vivido, la perspectiva es más que tentadora. Esa base vital es casi siempre el mejor sustento para una historia y esta vez parece el caso.

    Lo dicho, me bunkerizaré, I promise :)

    Besotes de lunes!

    ResponderEliminar
  22. Espero no tener en común nada con soraya. No me apetece nada amargo ahora, aunque los relatos me gustan y lo autobiográfico, más, especialmente en un caso como este. Pues nada, veremos hacia dónde inclino la balanza al final. Un besote!

    ResponderEliminar
  23. Mmmmm muy interesante este Bunker.Me lo apunto y me hago cargo de la sensación incómoda que me va a dejar...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  24. Me gustan los libros autobiográficos y puede sorprenderme la vida de Bunker. Confieso que no lo conocía.
    Besitos

    ResponderEliminar
  25. Acabo de asomarme a mi inoreader y me ha dado vértigo... Voy a ver si hago las paces con él. He decidido empezar por aquí porque sigue siendo un sitio en el que me encuentro cómoda :) Ahora trepo por tu blog, de momento vamos con Bunker y en mi caso rompiendo la creencia popular en cuanto a lo de lector voraz...

    Tengo Huida del corredor de la muerte, pero Little boy blue (que lo tienen en la -bendita- biblioteca) me llamaba más, y tú apuntalas la sospecha (más que intuición). Preparo el estómago para esa desesperanza, no hace falta mucha preparación, que ya los telediarios se encargan de eso. Menos mal que los ombligos funcionan bien, el propio y algunos ajenos :) Quizá Bunker guste porque es necesario que esté y nos lo cuente ...

    Gracias, besos y a trepar

    ResponderEliminar
  26. Yo tan solo he leído "Perro come perro" y, por lo que dices, los libros de Bunker van, más o menos, por el mismo camino -por el mal camino-. Es evidente que a plasmado sus vivencias en cada libro que ha escrito. Cuando paso un tiempo, volveré con Bunker, a ver que me encuentro, y si me sigue gustando su estilo.

    ResponderEliminar

A comentar!! :)