jueves, 8 de mayo de 2014

El sueño de la aldea Ding (Yan Lianke)

El sueño de la aldea Ding (Yan Lianke)
Automática editorial
368 páginas

La enfermedad de la fiebre se escondía en la sangre y el abuelo se escondía en los sueños.
La enfermedad de la fiebre anhelaba la sangre, como el abuelo anhelaba los sueños.
El abuelo soñaba todas las noches y las tres últimas se le había repetido el mismo sueño. Soñó que...

Sin preámbulos, esta es la historia que me gustaría que tú, como lector, no descartases por su apariencia, por más palabras que use en esta reseña, puestos a soñar, sueño con pasos hacía adelante, lectura hasta el final y que decidas quedarte. 

China perdió miles o millones, no se sabe ni cuántos habitantes en la década de los noventa con una epidemia de SIDA. Además de la tragedia por la pérdida humana, lo devastador es que todo comenzó por la compra-venta de sangre. Las medidas sanitarias fueron inadecuadas y en poco tiempo la infección se hizo incontrolable.  

Con este telón real decide el autor Yan Lianke escribir. Novela que continua censurada en su país. Lejos de exponer los datos, ni traer testimonios sobrecogedores de lo ocurrido, el autor CREA. En la gestación de este libro hay ficción, trasfondo y belleza. 

Entre los recursos que adopta decide contar la historia a través de un narrador-niño de doce años que murió (pero no fue de fiebres, lo explica nada más comenzar). Instrumento de ubicuidad para, incluso, adentrarnos en los sueños, navegar en premoniciones, anuncios y presentimientos. Aliteraciones, mundo onírico, lirismo, ritmo lento y cadencia particular. Alto.

Estamos soñando, no te vayas todavía.

Ding Shuiyang es el abuelo que gana páginas y referencias en la novela, antagonista de su hijo, el padre del narrador, el hermano del tío y todo queda en familia pero la protagonista es la aldea.

Ese grupo reducido de habitantes que comparte la trayectoria de su vida. Al hablar de un grupo, hablamos también de la naturaleza de las personas, de ese fondo oscuro o bondadoso que arrastramos. Esta forma de afrontar la novela la hace una historia universal. No es que en una recóndita aldea del vasto mapa asiático nos digan cuatro cosas de su desgracia. No. 

Es un regusto a que bien mirado es más de lo mismo, el enriquecimiento de unos pocos a costa de otros tantos, la depravación de quién maneja y el desoír de un gobierno. Esta historia suena familiar por hablar de una familia pero familia es todo el que se apellida ser humano. Da igual cuántas fronteras nos separen, mezquindad hay aquí y en Pekin. 

Hablaremos de muerte, odio, venganza, cultura y amor. El reflejo de cómo afecta el rechazo a quienes portan la enfermedad, la creencia de que el amor, de algún modo, palia desdichas, el desaliento de creer que la modernidad olvida la tradición y relega a muchos al final de la cola. 

Temas en flotación, atmósfera creada, relato que se convierte en una pequeña esperanza, según quieras interpretar, debo decir que esta vez, el final sabe a creación, no usando sombrero, me quito la cola. 

En su epílogo, el autor pide perdón por el dolor que pueda causar, de hecho, tras escribirla confiesa que pasó meses afectado pero hay tanta belleza y tanta emoción entre sus líneas que yo, humildemente, me permito soñar.... 

Yo también

oigo onírico y levanto la oreja

mi biblioteca de autores orientales es reducida

pese a lentitudes
me bebí esta novela

y no me gusta sufrir 

puestos a sufrir
que sea leyendo

porque me gusta sentir lo que leo
y leer es también eso

emoción
realidad
belleza

Ding

Para quién no tuvo bastantes motivos para decidir:

Todo está en calma, una calma densa y muda. La aldea Ding, viva, parecía muerta. Debido a esta calma, debido a que el otoño estaba ya avanzado y a que era hora del ocaso, la aldea se marchitaba, al igual que lo hacían sus habitantes y, con estos, los días se acaban como un cadáver bajo tierra.
Días como cadáveres.
En la llanura, la hierba se secó.
En la llanura, los árboles se agostaron.
En la llanura, la tierra y los cultivos quedaron asolados tras teñirse de rojo sangre.
Y los vecinos de la aldea Ding languidecían encerrados en sus casas. 

El sueño de la aldea Ding (Yan Lianke)

72 comentarios:

  1. No me gusta que una novela tenga tanto contenido metafórico y sea tan poética, pero no tenía ni idea de lo de la epidemia de sida en la China de los 90.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi es algo que de entrada me intimida Azalea, no sé hasta que punto puedo conectar con la historia, en este caso fue totalmente bien, de ahí mi recomendación, aunque entiendo que no es del gusto de todo el mundo, claro :) Yo también me quedé algo consternada, así que me puse a buscar más información y por eso también os dejo un par de enlaces.
      Un beso

      Eliminar
  2. La censura que rodea las fronteras de China es un alarido que no se puede ignorar por más tiempo. Los dirigentes chinos hace tiempo que tratan a la población como ganado sobrante: enfermedad, esclavitud, medidas de control poblacional, genocidio, brutales colonizaciones, etc. Les sobra gente y cuantos más mueran/desaparezcan, mejor. Es así de simple. Por eso este libro que nos traes, además de importante para empezar a romper los muros de esa censura, me parece valiente y testimonial. Si además aporta belleza, me lo llevo sin pensar.

    Una curiosidad, ¿cómo llegó a tus manos? Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nivel literario, en la entrevista que os dejo, el autor habla precisamente de los niveles de la censura y de la autocensura de los autores. Es tremendo. Nos parece algo inaudito en y lejano, después nos quedamos con los etereotipos o bien de su tecnología, o bien de sus miserias, en el libro, se refleja también esa visión de progreso y modernidad, en algún pasaje, esto fue ayer como quién dice. Es muy fuerte, a mi también me lo pareció, valiente, además de una forma exquisita, sutil y aprehensible de contar la historia.

      La curiosidad, pues ¿recuerdas la chaise-longue victoriana? es de la misma editorial, desde entonces le sigo la pista y tengo tres libros en casa, de momento. Este en concreto me llevó algunos rodeos, primero vi una referencia al sistema sanitario de aquí en relación a esta novela, lo ojeé en la librería, me encantó el principio. Como no es un libro barato, me lo pensé, al final ¿recuerdas que dije que devolví un Zweig que ya tenía y me compré un libro que valía el doble? pues fue este, solo un poco más y era mío. Un acierto pleno, es un libro que he disfrutado muchísimo y esta es nuestra historia :)
      Besos

      Eliminar
    2. Sí, también me apunté el de la chaise-longue victoriana porque me pareció muy curioso. Pues voy a seguir de cerca esta editorial porque promete mucho, ¿verdad? Gracias. Besos!!

      Eliminar
    3. Promete, promete, yo de momento hago un dos de dos y a seguir sumando :)

      Eliminar
  3. Pues a mi me ha dejado boquiabierta, no conocía la novela ni al autor, pero creo que voy a tener que apuntarlo en mi lista de pendientes inminentes.
    Gracias por una reseña tan bonita.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me topé con él después de dar muchas vueltas pero me ha parecido un descubrimiento estupendo, por supuesto lo recomiendo, es una lectura que he disfrutado muchísimo.
      Besos y gracias a ti

      Eliminar
  4. Pues creo que este no me lo apunto, siempre digo que no me llevo muy bien con los autores orientales, pero es que no conecto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, creo que te comenté a mi también me resulta un tipo de literatura que miro con cierto respeto, esta vez he salido muy contenta :)
      Besos

      Eliminar
  5. En primer lugar, tengo que lamentarme de mi ignorancia: no sabía que en China había sucedido eso que cuentas y me acabo de quedar flipando: investigaré al respecto. En segundo lugar, el libro ya me había llamado cuando comentaste sobre él en tu entrada recopilatoria y ahora por lo que dices, engrosa esa lista que no sé si alguna vez acabará... Pasarme por aquí es un peligro. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese lamento es compartido, yo tampoco tenía esa impresión y cuando lo lees te quedas algo chocada precisamente por eso. Investiga, por ahí dejo un par de enlaces.
      Es una lista algo maldita pero cómo nos gusta engordarla!! Este libro creo que te gustaría, aunque soy consciente de que no podemos llegar a todo y hay mucha materia :)
      Besitos!!

      Eliminar
  6. Ahora mismo tengo un poco de empacho oriental. Estoy un poco a medio camino entre el sí y el no con este para dentro de un tiempo. La historia es lo que no me convence del todo, el modo en que está contada es lo que me atrae sin remedio.
    Besotes de nieta indecisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay empachos en un sentido u otro, eso me recuerda que sigue otro librito anotado de tu cantina. El modo en que está contada es fantástico respecto a la historia, es un niño que cuentan las cosas que sucedieron en su aldea, también hay una historia de amor que a mi me encantó y fallecimientos y venganzas, en fin, no creas tampoco que es sórdido, ya sabes la sutileza poética del libro sublima los daños, pese al dolor creo que te gustaría.
      Un besote de abu erre que erre

      Eliminar
  7. No conocía al autor ni la novela pero el tema no me llama mucho la verdad.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues a por otra, faltaría más :)
      Besos

      Eliminar
  8. Marilú me encantan tus reseñas, sean del ,libro que sean, que lo sepas, aunque este de hoy lo aparco.
    Un beso fuerte !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lídia, claro no podemos coincidir en todos los gustos lectores, esa es la mejor parte del asunto pero te agradezco que te pases a leer y que encima te guste hacerlo.
      Besitos

      Eliminar
  9. Ummmmmmmmmmmmmm. Difícil decisión, aunque creo que tras meditarlo a lo largo de tu reseña no la tendré en cuenta para próximas lecturas, quién sabe si para más adelante....

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, ya no sabía si entrabas en trance o en meditación profunda. No es tu tipo de lectura habitual, a mi me ha gustado muchísimo pero entiendo que no sea lo que buscas a corto plazo. Que sea lo que tenga que ser.
      Un besote!

      Eliminar
  10. Uff, que entrada. Me dejas llena de dudas: el tema me asusta, pero quedarme sin descubrir una novela de ensueño, me asusta más. ¡Ay que ver! ¡Qué dilemas me planteas! Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, el tratamiento, aunque se aun tema espinoso y duro es de una sutilidad inmensa. Tolerable, no solo por el tema, sino por la historia en sí recomiendo al novela si te gustan este tipo de lecturas.
      Besos

      Eliminar
  11. Lo de la poesía me echa para atrás, pero el argumento me parece interesante. No sé lo que haré.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Me gustan los libros que tienen un aire onírico y te envuelven en sueños, no sé, de alguna forma siento que te hacen profundizar de una forma muy especial en lo que el autor cuenta. De modo que me llevo este título bien anotado, no lo conocía.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en ese caso a pensar, a ver, es una narración poética pero se comprende a la perfección, a mi me gusta ese toque en la novela.
      Besos

      Eliminar
    2. Me alegra dar con alguien que piensa eso, me gusta pero siempre temo con lo onírico el no comprender bien lo que nos viene a decir, es una apreciación algo subjetiva, ya ves que luego hay ocasiones en que lo considero un valor muy positivo, como esta. En este caso, recomendadísima :)
      Besitos

      Eliminar
  13. No me llama mucho así que lo dejo pasar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver otras que vayan circulando :)
      Besos

      Eliminar
  14. Ya te comenté en el resumen del mes que me llamaba la atención y estaba esperando tu reseña, me has convencido totalmente, tiene varias cosas que me atraen, aunque por el estilo creo que tengo que seleccionar el momento adecuado para disfrutar de su lectura
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo recuerdo, de hecho lo tuve en cuenta para publicar pronto la reseña. Es una novela estupenda Tatty, a ti que te gustan este tipo de lecturas en que te transporatn seguro que sabes apreciarla, además cuenta la historia de una familia (la de ese abuelo y niño) los personajes son de los que terminan haciéndose al lector y además aprendes cosas. Creo que haces bien en apuntarla, ya me contarás si llegas a ella.
      Besos

      Eliminar
  15. Siempre que vengo por aquí (que sean muchas veces) me llevo una recomendación, aunque sea dura no nos podemos tapar los ojos, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que a veces me pongo algo insistente pero es la emoción post-lectura, ya se sabe :) y tiene su dolor pero es una novela que merece ser descubierta.
      Besitos

      Eliminar
  16. Me gustan mucho las novelas ambientadas en china y si es algo sobre lo que no sabía nada como esa epidemia...me llama más. Aunque el tono poético de la narración al principio me ha hecho dudar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los fragmentos que cito dejo entrever el tipo de narración, a mi no me ha costado e incluso me ha hecho disfrutar más. Échale un ojo, creo que puede gustar mucho :)
      Besitos

      Eliminar
  17. Me gusta la literatura oriental, suelen darle unas formas diferentes. Casi todo lo que encuentro lo leo por lo que esta novela la tendré en cuenta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi es un tipo de literatura que siempre me da cierto reparo por si no consigo apreciarla pero estoy cambiando y animandome a leer más con buenos resultados. Esta me ha encantado.
      Besos

      Eliminar
  18. ... y no me gusta sufrir
    puestos a sufrir
    que sea leyendo
    porque me gusta sentir lo que leo
    y leer es también eso...


    Si pudiera escribir lo que he sentido al leer esta entrada seguro que sería algo así como una serie de ruidosas onomatopeyas tipo oooh, ufff, wwooowww, uaaala y también otras cosas indescifrables (menos para mi). Y después de escribir lo anterior ha pasado un tiempo largo en el que mis dedos se han quedado, otra vez, encima del teclado, dedos sostenidos por y en el aire. Y aquí lo voy a dejar esta vez, no sin antes decir cuatro cosas bien dichas...

    1) Estoy preparada para leer el libro. Ahí está en la alfombra verde.
    2) Yo venía, porque se me había olvidado, a felicitarte por la entrada de Némirovsky. Y me encuentro con esto. Maravillada. Sí, era mejor que te sentaras y escribieras ;)
    3) Una vez te puse en un comentario que no era fan tuya, pero que eras mi debilidad bloguera. Lo reitero.
    4) En la blogosfera todos somos contingentes, pero tú eres necesaria.

    Besos orgullosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)))
      En esa cita de mi misma hay mucho en común. Ya lo sabemos, estoy un poco frita con el asentimentalismo y demás zarandajas. Cada cuál escoja y yo elijo vivir leyendo y sufrir se incluye (sin masoquismos, oiga)
      Cualquiera que te oiga con tanta interjección va a pensar que andas algo calabaza ;)
      Tus cosas dichas, no sé si bien pero claras me han quedado.
      1. Me alegra que el prado esté listo
      2. Intento retomar las buenas costumbres ;)
      3. Bendita debilidad, jaja, yo creo que lo tuyo es fortaleza más bien.
      4. Sin palabras. Me conformo con ser una parte contribuyente al conjunto, ya sabes, entre las desaparecidas me gusta estar.

      Besos sonrojados

      Eliminar
  19. No conocía ese hecho que sucedió en China, me ha dejado descolocada por completo y está visto que todo gobierno trata de hacer lo imposible para que no se sepa la verdad sobre los errores que comete.
    Respecto al libro, la historia en sí me llama mucho la atención pero no el estilo del autor.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me pilló de nuevas, de ahí mi recomendación también. En este, como en tantos otros, el ocultar la realidad hace al pueblo vulnerable y a la humanidad más. Me alegro de que al menos llegué la difusión de su trasfondo :)
      Besitos

      Eliminar
  20. ¿Mundo onírico? ¿Lirismo? ¿Cadencia? Me has convencido rapidísimo aunque soy consciente de que no es en absoluto mi momento vital para ello, no tengo la cabeza para este tipo de libros pero me lo llevo muy bien apuntado, con los asteriscos de "comprar ya".
    Por cierto, no sabía nada de esa epidemia y me he quedado a cuadros !
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú la llevas! :) es de las que en tu caso encaja como un guante. Pese a esa dureza en el tema, el tratamiento reduce la intensidad que no la sensación. Coloca asterisco y que le toque cuando le toque.
      También me quedé muy sorprendida, es increíble que este tipo de cosas nos lleguen así, de refilón.
      Besitos

      Eliminar
  21. Me quedo indecisa Marilú. Por un lado, no sabía de esta epidemia y me gustaría conocer mejor como se vivió desde dentro, pero el tono onírico me cuesta un poco. Tu recomendación sin embargo es suficiente para llevármelo apuntado, a la espera de que le llegue un momento oportuno.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso lo onírico no ha sido obstáculo, ya digo que para mi es algo que me hace ir con pies de plomo e indecisa pero ha sido una estupenda lectura y el tono justo. Espero que te suceda igual, ojea en lallibrería y ya me cuentas que pasa ;)
      Besos

      Eliminar
  22. Preciosa entrada y emotiva reseña de la realidad más dura. En este momento no es la lectura ideal, pero desde luego que la llevo apuntada porque creo que si le busco el momento adecuado voy a disfrutarla y sufrirla al tiempo.
    Un gran beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene su momento, tanto lo doloroso como lo que no lo es. Espero que des con ese instante, también te digo que el dusfrute y lo bonita que me ha resultado aligera ;)
      Besitos

      Eliminar
  23. Cómo me ha gustado la reseña hoy :) Y sí, me he quedado hasta el final.

    Me convence bastante ese punto de partida, la aparición del SIDA y demás. Hay algún aspecto con el que voy más de puntillas, como ese ritmo más calmo. Pero me has convencido, que además no es de las extensas. Le haré un hueco ya prevenido, todo ese conglomerado que teje el autor y esos elementos que mezcla podrían ser interesantes.

    Y de paso hago un hueco a lo oriental, que va siendo hora :)

    吻 de casiviernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego te paso el sobre con lo tuyo (jajajajajajaja) :P

      El punto de partida, el camino y la llegada. Todo muy bien ejecutado y armonioso, ya sabes que pongo mis filias bien a la vista que nadie diga que no aviso ;) Lo del ritmo es una advertencia pero no se me hizo pesada, nada pesada, estaba deseando continuar. Tú puedes!

      De regreso de Nueva Zelanda podemos dar un rodeo (yo también me pongo las pilas con estas lecturas)

      Besitos post-meeting

      Eliminar
  24. Los sueños del abuelo, me fascinan. Los virus invisibles, me aterrorizan.
    En cualquier caso y de vuelta a la inevitable realidad, el mundo oriental a pesar del SIDA y todas sus desgracias, con ese equilibrio diario entre la vida y la muerte, sigue conservando ese algo de maravilloso. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece lógico, esos virus no pueden traer consigo nada bueno.
      El mundo oriental siempre aporta una perspectiva interesante, puede que por exótica, lejana o milenaria, embelesa. Estamos de acuerdo :)
      Besos

      Eliminar
  25. Me interesa el tema y mucho, pero me has terminado de convencer con el fragmento que has puesto y porque a mí también me gusta sentir lo que leo, aunque sufra con ello.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de tu devoción Murakami estoy convencida de que no te va a pillar fuera de juego y disfrutarás la novela. Es preciosa, ya verás, ya.
      Un beso

      Eliminar
  26. Lo de lo poético en la narrativa me impone, ya sabes, pero desde que lo comentaste y ahora que te leo desde luego no la descarto, me ha gustado especialmente esta reseña, y porque LEER ES SENTIR, plas plas, plas, qué narices, te voy a hacer ahora mismo otro RT.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que no te la recomendaría si tuviera la más mínima duda de que te gustase. Ole esas socias que confían! Creo que puede ser de esas lecturas que te hagan quitarte "recelo" (conmigo lo ha conseguido). Y sí, para mí Leer Es Sentir, inclusive y siempre desde el aburrimiento, a la carcajada o la congoja, ya te dije, no es solo cuestión de empatizar sino de que debe ser el artefacto para que el lector olvide la impasibilidad, lo tengo clarísimo (con todos los Rt necesarios para que se oiga).
      Besotes

      Eliminar
  27. Uf. Después de leer esto, lo primero es reposarlo. Un rato. Largo. Digerirlo. Absorberlo. Y luego, por fin, sacar el lápiz y anotar. Un apunte: lo de la epidemia de sida en China, una sorpresa de las que te dejan mala cara. Otro apunte: no es un tema agradable, normalmente no me atraería; es el tratamiento lo que me agarra por las vísceras. Colofón: una cascada de aplausos.
    Plas y plas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digerida. Apuntada. Agradecida y contenta, solo me cabe añadir y desear que la disfrutes tanto o más que yo. No te preocupes por el tema, la narración te embauca y solo podrás sentir que mereció la pena. Colofón: un montón de gracias.
      Besitos, besos

      Eliminar
  28. Uff, me da la sensación de que va a ser dura envuelta en sedas, prefiero descartarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo, cada cuál sabe lo que mejor le sienta :)
      Besitos

      Eliminar
  29. Lo he leído. Este es de los que demuestran que algo no ha de ser bonito para resultar hermoso
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vueltas le he dado a tu frase y me he dicho, jo, era para haberlo incluido en la reseña. Me alegra que te haya gustado Correcaminos o al menos entiendo que así ha sido.
      Besotes

      Eliminar
  30. Qué bueno!!
    No conocía el libro, pero me gusta lo que comentas, además no he leído nada del tema, parece interesante =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a la saca de posibles. Creo que este es de los que te convencen Shorby
      Besos

      Eliminar
  31. Por el tema onírico me tiraría atrás, pero el resto creo que debo leerlo. Me interesa ese contexto del sida y cómo se vivía en plena era de su auge. Y que tengo muy pendiente la literatura china.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es lo onírico algo que en esta novela me haya pesado, a mi también me da cierto reparo pero me ha ido muy bien. El tema me pareció tremendo, por no saber nada y por todo con lo que juega. Yo también tengo mucha literatura china (y oriental) por descubrir.
      Besitos

      Eliminar
  32. De vez en cuando me gusta leer alguna historia oriental que trate los temas universales de amor, dolor o muerte de una forma diferente a como se suelen tratar en las novelas occidentales, así que apunto el título por si puedo hacerme con él. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso te la recomiendo mucho, reúne todos los ingredientes que mencionas, espero que haya suerte en la búsqueda :)
      Besitos

      Eliminar
  33. No lo conocía, pero la verdad es que pinta bastante bien, este tipo de libros suelen gustarme bastante, a ver si me animo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Pues me alegra hacer de "presentadora" espero que te guste si te animas :)
      Besos

      Eliminar
  34. No me llama, lo dejo pasar

    ResponderEliminar
  35. ¿No he comentado yo por aquí? Pues juraría que sí... Pero he aprovechado para leer por segunda vez esta fantástica reseña. En fin, si te voy a decir casi lo mismo de siempre. Que eres mala, tentadora, que no tienes consideración... Creo que si pusiera los libros que me gustarían leer en filita, no llegaría nunca al final... Pero éste me lo tengo que llevar!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  36. Ya lo tenía anotado, pero no había leído ninguna reseña, así que me alegro de haberme encontrado la tuya. Las historias que nos dejan ver una parte de la realidad china son sobrecogedoras, a veces parece más fácil tacharlo de imposible que hacer frente a esa realidad que viven millones de personas...
    1beso:)

    ResponderEliminar
  37. Me ha encantado la entrevista a Lianke y me parece que hemos coincidido en la apreciación y valoración de la novela.
    No me había dado cuenta de la pestaña de arriba, a partir de ahora la consultaré.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

A comentar!! :)