lunes, 17 de marzo de 2014

#31 Cajón desastre... inicios y desenlaces...

En el salón expuestos están los portaretratos, con su filigrana vegetal y los bordes raídos por causa del tiempo o el deterioro ¡a saber!. Mirando sus filos concibo teorías insospechadas sobre como llegaron a semejante estado pero no son ilusiones, sino recuerdos. 

Las primeras temporadas por aquella casa, cuando no levantaba palmo suficiente para tener los portaretratos en mi línea de visión, un rumor... ¡miento!... ¡una amenaza!... circulaba de grandes a pequeños. El trasfondo pedagógico de tales informaciones aún no alcanzo a vislumbrarlo pero reconozco sus poderes naturales para la conciliación. 

La cuestión era como sigue, cuando los niños se iban a dormir, la idea era dormir. En caso contrario los ratones harían de las suyas, no, no me refiero al generoso Pérez, ni tampoco a la panda de roedores encantados por las notas dulces de la flauta de un mindundi de Hammelin. Era mucho más depravado...

En aquel tiempo mi higiene del sueño se solventaba a bocaditos imaginarios, pura efectividad, nunca se presentó el señor insomnio, ni mucho menos hombre alguno con saco de leyenda. La clausula era: a quien no se durmiera, le roerían los pies. ¡Por Mickey Mouse! ¡siempre fui de número pequeño! prefería mil veces irme a la bolsa de quien fuese... con un poco de suerte a la de Papá Noel y ¡al Polo Norte desde mi sur!. 

Por eso, años más tarde, al ver aquel par de marcos raídos pensé primero en ratones y después en fotografías. Un vulgar cartón dejaba constancia de la ausencia de las dos mujeres sonrientes. Esta vez mi recuerdo era más actual, aunque la impertinencia quiero colocarla lejana. 

Detenida en el aparador intercambiaba miradas alternativas retrato-rostro y de seguido... ¿Seguro eras tú abuela? y a continuación: Pues no te pareces mucho Mica... En tales circunstancias sí que lo merecía. Una liberación de ratones me llevara, a mi y las ganas de comentar sandeces. 

Como digo, casi diez años después, en una casa que apenas conocía, rodeada de objetos de más valor sentimental que monetario, varias vidas se agolpaban. Iniciando una nueva fase, la mía, despedía la de otros, ellos. Una visita de domingo armonizaban recuerdos y vinculaba anécdotas. Concluida la jornada marché con los atesorados chismes. 

Y en casa, meses más tarde, con los portaretratos en mano y más vacíos que nunca, una idea alumbró el momento. A puño y letra, con papel y bolígrafo decidí enmarcar tantos inicios y desenlaces...

Erase una vez... Y colorín colarado... 
Y en letra pequeña, me recordaba: Todo no se ha acabado. 


¡FELIZ SEMANA!

60 comentarios:

  1. ¡Qué homenaje más... bonito! (mañana versión extendida)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Kinder! jajajajajajaja mañana me veo haciendo guardia en la puerta con impaciencia :)

      Eliminar
    2. Pues aqui estoy de nuevo en versión extendida. Que me ha gustado mucho cómo has cogido un recuerdo (o varios) y lo devuelves a la memoria, y un poquito al corazón. Es como si hubieras buscado (y encontrado) a estos recuerdos su lugar en el mundo. El tuyo (y un poquito de los demás, al compartirlo),

      Ahora sólo tienes que añadirle marco (y lugar) al Todo no se ha acabado. Hay quien dice que ni muertos se acaban las cosas, así que...

      Besos sellados! :D

      Eliminar
    3. Hola de nuevo!!! Gracias Ana espero que lo de tu fe, no sea ciega. Fue tirar de un hilo y salían como si necesitarán, quizás ¿porque no? ver la luz, eso de la vena impulso, mostrar surte efecto, lo mejor es que sin arrepentimientos.
      Plasmar por escrito es ordenar, dar acomodo a las cosas, supongo que los marcos estaban suspendidos en su alcayata y necesitaban respirar un poco.
      Todo no se ha acabado y al parecer será un Continuará de lo más deseoso :) a muerte? pues hasta ahí o hasta donde sea!

      Un besito de carpa (sin aroma de salmón)

      Eliminar
  2. Una entrada muy bonita, Marilú, es lindo conservar recuerdos tan preciosos y que con el tiempo cobren toda una nueva dimensión, sin que por ello pierdan el encanto de la infancia. Ese "Érase una vez..." y el "Colorín colorado..." son dos de mis frases favoritas, como lo serán de tantas personas a quienes nos gustan las historias que, estoy de acuerdo, nunca terminan del todo, ni las de cuento, ni las de nuestros recuerdos :)

    Un besote y que tengas un hermoso inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recuerdos se han mezclado, al final es una cadena de cosas que terminan cobrando ese valor sentimental. Ya se sabe :)
      Supongo que las dos frases son tan reconocibles que las historias que van detrás podrían ser muchas e ilimitadas.
      Gracias Aglaia muy feliz semana.
      Besitos

      Eliminar
  3. Dan mucho más miedo los ratones que roen pies que el hombre del saco!
    Me ha encantado. Quedan tantas cosas por escribir...!, y yo quiero seguir leyéndolas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego! que se lo digan a mis pies, qué de veces les dedicaba atención y miraba con recelo con el roce de la sábana.
      Queda mucho por escribir y nos leeremos!
      Un besote

      Eliminar
  4. Precioso, aunque ya sabía algo, ahora con lo que me he quedado es con ganas de ver una foto de tu abu. Y los marcos me encantan también, no por lo simbólico, que también, sino porque me parecen muy graciosos (uno ya lo había visto),muy personales y con un comienzo y final clásico (muy visgto dirían algunos) que siempre tienen algo distinto que aportar. Un besote :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tú estás muy bien informada :) Las fotos se las quedaron otras personas, cuando llegué y ano estaban pero sé donde andan. Los marcos me gustaban mucho pero pasaron bastante tiempo en un armario guardados hasta que les di uso, no sabía bien que tipo de imagen quería dejar allí expuesta y al final me pareció que las historias eran una apuesta de lo más sugerente, los clásicos, por mi están más que bien y nunca dejan de estar vigentes, ea! Gracias socia.
      Un besote

      Eliminar
  5. Qué bonito! una entrada preciosa.
    Me gusta leerte. Al leerte siempre percibo un "Erase una vez...", nunca un "colorín, colorado...".
    Feliz dia!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito, Marilú. Me he quedado con ganas de más. Esos portaretratos escoden algo muy importante, y esos ratones... ¡ay esos ratones!
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ratones no pasan desapercibidos para mis pies sobre todo, jeje, ahora me río pero algo de miedo infundían :) Los portaretratos tienen su propia historia, un poco vivimos en las cosas también. Gracias!
      Un besote

      Eliminar
  7. Esos recuerdos tan bonitos de la infancia me han venido muchas veces a la cabeza relacionando cosas totalmente alejadas del momento, pero ya sabes un olor, un sabor son los que nos traen este tipo de imágenes tan bonitas de nuestros años más inocentes.
    Preciosa entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, cualquier cosa y en cualquier momento aparece uno de esos recuerdos que creíamos perdidos al fondo de ni se sabe... pero indudablemente los de infancia ocupan un lugar especial.
      Gracias Mariuca
      Un beso :)

      Eliminar
  8. Me ha encantado la entrada (como todas las tuyas, dicho sea de paso) Disfruta de la semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias dicho sea de paso y a ver si tenemos suerte de viernes :)
      Besitos

      Eliminar
  9. Feliz semana. Muy buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Albanta, feliz resto de semana a ti también :)

      Eliminar
  10. Un homenaje precioso. Delicado y sensible, me ha encantado tanto por el sabor de los recuerdos como tus marcos originales. Un gran beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Me alegra que te guste, los marcos pusieron todo, hace algún tiempo que quería colgarlos virtualmente. Gracias!
      Un beso

      Eliminar
  11. Feliz semana Marilú, con entradas como estas empezamos bien el lunes, muy bien :) Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parecía que empezar una semana diciendo que todo no se ha acabado sería buena opción. Gracias guapa!
      Besitos

      Eliminar
  12. Pues imagina el efecto de este texto para los que somos de naturaleza nostálgica que no sé por qué se le da tan mala connotación al término si suele ser fuente de pura felicidad al menos para mí que soy feliz como una lombriz, eso sí, me gusta regocijarme y recordar los pasos dados e ir construyendo recuerdos para disfrutarlos más adelante. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre lo digo, estoy en nómina con esto de las nostalgias, entendidas como tú mismo las entiendes. Más por un recreo contetno que por algo penoso. Sin perder de vista que hay que seguir fabricando para mantener en orden esos momentos en los que, por un momento, te sabes feliz, ya lo hablamos hace un tiempo.
      Besos :)

      Eliminar
  13. Qué entrada tan tierna, Marilú. Me ha encantado.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuela, es que hablar de abus tiene ese punto... :)
      Besos

      Eliminar
  14. Qué bonita la entrada Marilú, me han encantado los recuerdos y el cariño que se desprende de todo lo que cuentas
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tatty, en eso me considero afortunada, los recuerdos infantiles que guardo lo hago con cariño :)
      Un besote

      Eliminar
  15. Qué bonito Marilu y además me has traído recuerdos preciosos. Tengo precisamente en mi habitación de casa de mis padres dos retratos de mis abuelos a los que nunca conocí por desgracia. Precisamente están en marcos similares a los que traes, los míos son muy antiguos y de bronce. Me encantan porque gracias a los retratos es como si los conociera.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor de las noticias, sacar un recuerdo para combinar con los de otro.
      Esos retratos tienen mucho por decir, yo también tengo algún familiar "recreado" más por su foto que por mi conocimiento y esa sensación es agridulce pero compensa un poco. Gracias a ti por compartir.
      Besitos

      Eliminar
  16. Qué bonito Marilu!!! y las frases finales han sido perfectas!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lesincele, nada como recurrir a frases clásicas para sacar a la luz ;)
      Un besote

      Eliminar
  17. Has sabido darle un utilidad muy buena y original a ese par de marcos, te han quedado de lo más original. Ay, esos adultos que metían (y meten) miedo a los más pequeños, si supieran el daño que han hecho en ocasiones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahora los miro y duplica el cariño por su historia y por la intención que les puse, son un recordatorio. Eso adultos, bueno, sigue habiendo, vamos a pensar que con buenas intenciones pero... qué susto!
      Besos

      Eliminar
  18. ¡Qué bueno! Últimamente el cajón viene bien bonito y nostálgico :) Creo que me anoto la idea para mis marcos sin foto, que alguno hay. Aunque ese mensaje en letra pequeña yo me lo anoto con mayúsculas y en negrita, cosas de la miopía ;)

    Me quedo pateando el suelo al ritmo de la música. Besotes de findelunes! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, estoy un poco Ñ últimamente pero ¿más de lo normal? oh, no! me lo haré mirar! jajaja. Las cosas importantes tienen que verse o al menos, dejarse recordar. Anota!

      La canción me gusta por ese ritmillo y el vídeo ese de la mujer flotadora, bueno, vale, me imaginaba que Lola y yo bajábamos a la calle y... eso es otra historia!

      Besitos de miércoles liberado

      Eliminar
  19. Que historia más bonita ;-) Me gustan los marcos y saber que no todo se ha acabado...hay lugar para los sueños !

    Besotes !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda lugar y mucho para seguir adelante y soñar despiertos o dormidos. Demos lugar! Gracias!
      Un besito

      Eliminar
  20. Una historia preciosa, guapa! La de recuerdos que nos traen las fotos y marcos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú de fotos sabes mucho ;) jejeje. Un viaje enmarcado, o dos , o tres...Gracias Margaramon.
      Besitos

      Eliminar
  21. Jo.
    Pues yo venía a reñirte porque es lunes y los cajones desastre hasta donde yo sé son los viernes, y claro, te me has dormido en los laureles y tengo que tirarte de la oreja.
    Pero no... no puedes dejarte reñir, no. Llegas y hablas de vidas y de recuerdos (pocos, no olvidemos que hace diez años pobreta mía, eras una jovencísima mafaldita con coletas). total, que me sacas una entrada bien bonita y... y... Y.... Bah. Que un beso
    P.D. No hago carrera contigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf.
      Respiraba, la señora de los libros me inspira cierto respeto... ejem! no me dormía, tampoco despertaba, ya sabes, estoy de lo más desordenada últimamente pero me parecía que despedir una semana diciendo que no todo ha acabado es un buen comienzo.
      Tu riña ha sido más una nana, qué bonita te pones (entrañable incluso ¿quién lo diría? jajaja).
      Un beso
      PD: Podemos competir en otras cosas... :P

      Eliminar
  22. Una entrada muy nostálgica, pero te entiendo, hay objetos que tienen tantos recuerdos acumulados que parece que llevasen a cuestas todo un mundo de emociones. Besos y feliz martes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay objetos así y merece la pena no perderlos de vista. La nostalgia me gusta en su justa medida :)
      Muchos besos

      Eliminar
  23. Qué gracia los marcos, ese tercero te quedaría de lujo ;)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) pues no estaría mal tener al tercero en discordia.
      Un besote

      Eliminar
  24. Una entrada realmente bonita en la que has compartido con nosotros algo que recuerdas con cariño. Preciosos marcos, por cierto.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  25. Una entrada muy bonita Marilú. No sé si realmente era tu intención, o es que me ha tocado la fibra sensible por mis propios recuerdos, pero me ha parecido muy emotiva :') Me encantaba ir a casa de mis abuelos y de mis tio-abuelos por que eran dos casas que guardaban años y años de mi, de mis hermanos, de mis padres, de ellos... Ahora ya no están, ni puedo volver a esas dos casas que tanto quise. Pero me quedan los recuerdos y ese "...todo no se ha acabado" ^^

    Un besote, preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has incluido una palabra clave, tios abuelos, yo tenía una que era mi ídolo en muchos sentidos. Una mujer inolvidable que estaba en uno decesis marcos.
      Lo bonito de compartir recuerdos es justo esto que traes Freyja, más cosas tuyas y comprendidas, tocar esas fibras es gratuficante y muy bonito para mi. Gracias!
      Un besote tierno

      Eliminar
  26. Me encantan esos objetos antiguos cargados de recuerdos e historias y me ha gustado mucho tantos los marcos como lo que enmarcan, incluso lo no acontecido aún.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos quedan tantas cosas almacenadas, a veces hay que hacer limpieza (recuerdo el tema en tu blog) pero esas asociaciones no deberían borrarse nunca y las ilusiones tampoco.
      Un besote Jara

      Eliminar
  27. ¡Te roen los pies! Uys, como para no dormir. A mí de chiquitita (de edad me refiero, que de cuerpo sigo siendo chiquitita) no hacía falta decirme nada para dormirme. Antes de llegar a la cama ya estaba dormida. Es lo que ha tenido tu tierna entrada de hoy, que me ha despertado recuerdos bien bonitos. Y me ha gustado lo que has hecho con tus dos portaretratos. Fantásticos te han quedado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué susto daban! mover las piernas era casi inevitable por estar segura de que todo estaba en su sitio.
      Jajajaja yo también soy quiquitita de cuerpo, qué buena!
      Me alegra desoertar recuerdos y más si son bonitos. Gracias Margari!
      Un besote

      Eliminar
  28. Es la primera vez que entro a tu cajón desastre y me he enternecido. No sé por cuál encantador fenómeno de ósmosis los recuerdos infantiles de otros siempre nos traen de regreso los nuestros :)

    Oye, quería comentarte que leí La Puerta de Magda Szabó por tu recomendación en el reto de Serendipia. Me gustó muchísimo, pensé que te alegraría saber :)

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo ya unos cuántos cajones abiertos, casi un cajonera duplex, jajaja. Los recuerdos infantiles tienen ese poder de asociación y fenómeno, lo bueno es que así siga siendo.

      Qué buena noticia y sobre todo ¡claro que me alegra! ¡mucho! ¡y me hace ilusión! me paso por si hay reseña (más tarde) pero me alegro de veras de que et haya gustado tanto, la protagonista y la escritora conforman una relación muy especial, merece la pena conocerlas.

      Un besote!

      Eliminar
  29. Los ratones de la noche, muy gráfico. Me habría impactado mucho más que hombres con sacos feos a rabiar que no se les había perdido nada en mi cuarto y menos en mi cama.
    Las fotos en sepia guardan un pedazo de alma. Ya verás, mírales los ojos... Guárdalos como oro en paño, encontraste un tesoro. Y yo el mío en tu cajón :) Escribes con el corazón, Marilú. Sabes de sensaciones, de sentimientos. Vas más allá del instante y por arte de magia, lo conectas todo.
    * Hablando de magia, me encantó el vídeo. Al parecer, no solo vuelan los perros ;) Bss

    ResponderEliminar
  30. Aquí no aplicamos el Colorín colorado no??.. Bonito vídeo.. Siento llegar con retraso pero es que úlitmamente llego con retraso a todo. Besos.

    ResponderEliminar
  31. Bonita entrada y bonita idea para transformar aquellos marcos en una promesa de pasado y futuro. Me dejas buenas vibraciones (a pesar de los ratones). 1beso!

    ResponderEliminar
  32. Érase que se era... ¡Ay! "esos días azules y ese sol de la infancia". Qué lejos quedan pero qué cercanos se sienten. Solo hay algo que no me apetece recodar ahora que son casi las 3 de la madrugada y me voy a la cama en un ratito: esos ratoneeesssss, jejeje. Claro que, si son metafóricos, no me importa. En mi niñez, el que imponía respeto era el hombre del saco, qué horror, te llevaba colgada del hombro, encerrada y amarrada, hacia el lugar de nunca jamás... Por suerte para los que estamos por aquí, efectivamente, no se ha acabado todo. ¡Ole tus cajones! Un besazo, Marilú.

    ResponderEliminar

A comentar!! :)