viernes, 24 de enero de 2014

#28 Cajón desastre... tazas...


Siempre quise hablar de tazas, de hecho, el cajón empezó por una pieza caída en combate. 
En su memoria y la de tantas otras he decidido volver a ellas.







Ley de vida, los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren; las tazas se tienen, se usan, se bebe de ellas y perecen en un restallar abominable. La tragedia se masca. El vacío se queda. El amor reúne diversas formas y uno de ellos tiene borde y asa.

En la dicha del día que comienza o el hastío de la jornada en puertas, en las tardes de invierno, en las noches antes de culminar sueños, entre fríos y manos, en todos los casos del concurrir eventualidades ofrece la taza un delicado posar los labios.

En tales momentos, si no has estado en Babia y olvidado desde tan lejano lugar el declive de los grados centígrados, asciende hasta ti un vapor candente. Aspiras aquel indicio, durante un segundo imperceptible, rozando lo gustativo, consagrando el paladar a promesa de éxtasis y luego... el líquido que vadea sobre esa, tu compañera, amiga y taza, domina la circunstancia. Aunque... en esto, como en todo, hay algún infiel según con qué.

Monógamos de taza única, polígamos de tazas varías, aventuras en vaso corto o traiciones de larga medida y mezquino cristal. Tocando en la puerta del vicio me centraré en los pecados capitales, en el culto a las tazas y hablaré de los males que las rodean. 

El caso más común se produce cuando teniendo las tuyas en casa, volviendo el rostro, distrayendo la mirada, elucubrando en otras causas, de pronto ¡flash! sin previo aviso, frente a ti LA TAZA. Esa que te hace querer una más, solounamás.

Extiendes la mano, la tocas y se infunde una imagen hiperrealista de una alacena atestada y hasta los cajones de ti. Rayana en la sobreabundancia. A este pecado se le denomina avaricia, al sujeto que lo padece, coleccionista.

Puestos a desgranar y denunciar semejantes vicios, entre los más incomprendidos de los pecados nombro a la pereza por vaga, floja y poco motivada. Se reúnen bajo esta desventura del alma mater de la porcelana, los indiferentes sujetos que ingieren soluciones líquidas en cualquier modelo de recipiente. Una práctica desprovista de encanto, una resta del infusionismo crónico, de la teinoadicción o la cafeinómanía de alto standing. Completos inconscientes del placer de la taza. ¡El gran tazón los pille confesados!

Y tomados casi del asa concurren otros dos. Sucediendo así:

Uno, que decía ser amigo, invita a un café con leche o un cacao con magdalenas y sea como fuere, el rito fraterno, el compadreo afable y el ambiente distendido se diluye como azúcar en manzanilla ante la presencia de un ejemplar llamativo. El dolor se instala en tu pecho y la desdicha inunda tu boca cuando preguntas por esa séptima maravilla del arte y la vasija. He ahí un sentimiento que deriva en congoja, sufrimiento, martirio y pleitesía ¿me la das? ¿me la vendes? en nombre de nuestra amistad ¡entrega la taza!

Así sucede con la envidia y de igual modo te hundes en el fondo de aquel elemento de vidrio borosilicatado cuando obtienes una negativa irrebatible. Herido, escindido por tan innoble acto elevas la barbilla y dices con soberbia: prefiero las de cerámica.

No exentos estos cuatro pecados de gravedad y espíritu de condena hablare de la gula y lujuria. Se comprende que nadie imagina el mascar rumiante de la porcelana china, ni malvina. Ni hablar. Se asimila que el acto amatorio no incluye tazas.

He aquí cuando el contenido y el continente se alían en una taza de PALADÍN en un minuto, RAM con más poder que Ra, VALOR para no caer en tentación o TORRAS por más que corras. Marcas negras como el pecado, marcas blancas que te condenan. Angelines de chocolate (dicen que son sustitutivos) tocando el arpa de las delicias y el paraíso de la dulzura. No hablaré de su acompañantes ¡oh, piedad! pongamos el punto y final.

Y llegando al desenlace me centraré en dos tazas amadas. La una era de flores, alta, fina y esbelta, con una caja a juego que aún conservo. La otra era achaparrada, maciza, gruesa, de un azul cobalto y serigrafía de mandala místico. Ambas caídas en desgracia, desde manos ajenas y manos propias, en precipitaciones de añicos y trozos de alma partida. Crash resonantes e iras eternas. Descansen en paz amadas mías.

Leída su redacción, la chica se levanta de la silla y dice:

Me llamo Marilú y he pecado.

Bienvenida Marilú responden todos en el grupo Anónimos del té con pastas.

...................................................................................................................................................................

¡¡Brinden tazas!!



¡¡¡FELIZ VIERNES Y BUEN FIN DE SEMANA!! 

94 comentarios:

  1. ¡¡Alcemos nuestras tazas y brindemos por un feliz fin de semana!!

    La verdad es que el final te ha quedado un poco a caballo entre esa reunión y un confesionario de iglesia, jajaja :P

    Yo también me confieso pecador (y fistro) de muchos de los que nos traes. Cafeinómano total que es uno. En lo de coleccionar tazas tengo la impresión de que más bien me ganas por goleada :P

    Besotes con dos de azúcar! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clon clon!! Espero que este fin de semana, especialmente, sea bueno para ti, que restas!! :)

      La entrada se quedó en esa tierra en la que la confesión y la adicción sin propósito de enmienda se dan la mano :) Ya sabes que soy más teinómana peor ¡ojo! no tengo tantas tazas, aunque me encantaría tener miles, reconozco que sí son un objeto que me encanta. Al igual que reconozco que soy un poco manazas y a veces "tengo accidentes"

      Besotes disueltos en taza

      Eliminar
  2. No soy fetichista pero me has abierto muchas ganas de tomarme un café ardiendo en una taza que tengo un poco más especial.
    Inigualable Freddie Mercury, enorme. Lástima de tanta buena música que se ha quedado sin interpretar.
    Feliz fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a juzgar por tu blog pensaba que serías muy de tazas ¡ahora lo entiendo todo! lo tuyo es sobre todo "cafeterismo" :)
      Este tema musical me encanta, siempre me da energía y claro. Grande Freddy Mercury :)
      Besos y buen domingo ya

      Eliminar
  3. ¡Cuántas veces he caído rendida ante la envidia al ver una bella taza que jamás podrá ser mía! Tengo una colección que adoro y cuido como un tesoro, aunque alguna ha caído y ha terminado convertida en mártir... Tendríamos que brindar por todas las caídas en desgracia.

    Una genial entrada, como siempre :)

    Feliz viernes y muy feliz fin de semana.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brindemos por esas caídas (me da mucha pena cuando una pasa por ese trance, llegando a enfadarme con la mano que tiró la taza :P )

      Gracias Aglaia! Muy feliz domingo :)

      Besitos

      Eliminar
  4. En mi casita de Chile sólo tengo dos tazas (que son preciosas por supuesto) Cuando llegué a Madrid estas navidades y fui a desayunar el primer día me quedé bloqueada delante del armario de las tazas. Tengo tantas y tan bonitas todas que no sabía cuál elegir para ese primer desayuno. Entiendo perfectamente todo lo que has soltado en tu cajón desastre de hoy :)

    Feliz viernes y feliz fin de semana!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Me ha encantado que cuentes tu amor de tazas. Me he sentido muy comprendida e identificada, auqneu yo no tengo tantas, tantas pero me gustan mucho :) (y no tengo tantas, también porque soy algo manazas...)

      Feliz domingo
      Besos!!

      Eliminar
    2. Ups, parece que tus tazas suelen pasar a mejor vida pronto... :-p Las mías no sé cuántas son pero si son bastantes... Prefiero no contarlas para no asustarme mucho que cuando vuelva a España me toca hacer mudanza...

      Besos!

      Eliminar
  5. Me declaro culpable. En el trabajo tengo dos tazas preciosas, ambas un regalo, que me deleitan la vista, y hacen que me acuerde de quienes me las regalaron.
    Y aparte de las que uso en casa, tengo unas cuantas guardadas como oro en paño, para el día que me independice y tenga mi propia casa.
    Muy buena la entrada :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, pues culpable entonces. Esa es otra cosa bonita, tener tazas regaladas, entiéndeme, recordar con ello a alguien, en ese momento café, té o lo que sea. Me gusta mucho. Guarda esas como oro en paño, luego es un gustazo tener "tus tazas"
      Muchas gracias Teresa (por todo)
      Un beso!

      Eliminar
  6. Pues yo no soy muy de tazas y menos de atesorarlas porque todo lo que se pone entre mis manos corre peligro de desaparecer. Soy muy torpona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si eso hace parte del problema (yo también soy algo torpe) :) peor me gustan mucho, es irremediable.
      Un beso

      Eliminar
  7. Confieso mi culpa:colecciono también tazas, de todos los sitios a los que viajo, que no son pocos. Ocupo un mueble entero de la cocina sólo para mis tazas, que por supuesto nadie puede tocar a riesgo de enfrentarse a mi ira, jajajaja. También me regalan tazas ¿y que sería la vida sin un buen libro , una buena manta y una buena taza caliente de café, té o cacao?

    Buena entrada
    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángela pro venir a "compartir" tus tazas, jejeje. Por lo que cuentas, lo tuyo es toda un afición, la ira se ciña sobre quien ose acercarse, jajajaja
      Esas tres cosas son fundamentales al menos en una feliz vida :)
      Besos

      Eliminar
  8. Hola, me llamo Mariuca y confieso que yo también he pecado, pero es que me provocan. Yo no quiero pero ellas están ahí y me dicen "soy para ti,, soy única, el té sabe mejor si yo lo abrazo"...
    También re reconozco que no me importa ser adicta en este caso y que muchas veces aguanto sin caer.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariuca, gracias por el comentario, por el ingenio, cuando lo leí me dio un ataque de risa. Muy bueno!!! Yo tampoco creo que me importe ser adicta y sí aguantamos aunque nos admiramos. Gracias por las risas!
      Un beso y feliz domingo

      Eliminar
  9. ¡Me encanta la entrada, genial! :) Yo me declaro monógama. Aunque en casa hay más, yo tengo una específica, para mi solita, somos mutuamente fieles, ella no se va con nadie jamás y yo tampoco la traiciono con ninguna otra. ¡¡Qué bien me sienta el café humeante con ella!! Algún día le tengo que rellenar la panza de chocolate, que no se me había ocurrido a mí, siempre la he usado solo para el café, ¡¡qué fallo!! Gracias por sugerirlo, jaja.
    Besitos y feliz viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) ¡Gracias Pilar! Ser monógama es una cosa especial, me parece especial tener una única pieza a la que recurrir, yo creo que es casi identidad. Fui monógama, o intenté serlo ¿problema? las caídas en desgracia, como me daba tanta rabia, ya me hice polígama por aquello de "La mancha verde de mora, con mora verde se quita" :) Rellena esa panza de chocolate, a veces sienta más que bien!
      Besitos y feliz domingo!!!!

      Eliminar
  10. Tengo una, bueno tengo varias, pero me refiero a que en casa hay una especial, que más que taza es tazón y que uso de lapicero. Me la entregaron al acabar el bachillerato (¡qué tiempos!). Fue un regalo del insti a los alumnos. Está decorada con un poema de Jorge Guillén precioso. Lo del chocolate con magdalena ha sido un traición leerlo ahora. Aún me queda un rato para desayunar y mis tripas rugen jejeje.... Feliz fin de semana. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas tazas especiales con de las que no dejan indiferentes! Imagino la tuya :) solo por su historia, merece un lugar de honor. Siento la tentación (es que ando restringiendo la dieta postnavidad y me salió la vena gula, una que peca...)
      Feliz domingo.
      Un besote!

      Eliminar
  11. Soy una hereje en tema de tazas, con agravante además: me llaman la atención, me las llevaría acasa como quien adopta un perrito. Pero no soy de cafés ni infusiones. Tengo anécdota: hace tiempo (aunque no mucho) una pareja me regaló un par de tazas. A veces soy lenta, así que tardé en darme cuenta que las dos tazas no eran "casuales", ni los mensajes un mero adorno. Pero los trios nunca fueron conmigo, así que... una taza se rompió.

    Cuántos pecados capitales pueden caber en una taza!! ¿no vas a dejar ninguno para los demás?

    PD.: Me pasa que leo tus entradas como si fuera Sherlock Holmes, a la búsqueda de la trampa, la cazalecturasenvertical...

    Besos de vaya buen fin de semana que tienes, eh :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya con la "blasfuemia" y la hereje ;) ya me imagino que lo que bebes no es de taza, es de biberón mínimo, jejeje. La anécdota me ha hecho gracia (pon jajajajajaj, simétricos)
      Os dejo pecar libremente pero ya que estamos, compartimos. El fondo de la taza oculta grandes misterios....

      PD: Sherlock ante la duda, comunique con información, jajajaja, ya no sé que buscas, mujer!! si todo es transparencia :P

      Besos y feliz domingo!!!!!! (con o sin Fnac, qué más da!)

      Eliminar
  12. Yo soy muuuy fetichista de las tazas. Las tengo a puñaos! De hecho, es lo único que me compré en Eurodisney: tazas y tazas y más tazas (algún día tendré que enseñaras...). Y me sentí super identificada con un capítulo de Ellen en el que decía algo así como que cada día tenía que utilizar una taza diferente y no repetir sin acabar la ronda, para que el resto no se enfadaran y pensaran que no las quería. Y yo que creía que era la única rara..... jajajajaja.
    Besos con chocolate (a la taza, por supuesto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Foto, foto! no se puede soltar la bomba de las tazas y no dejar alguna muestra visual del fetichismo!!! Jajajajaja, me ha gustado lo de Ellen, yo voy por temporadas o por bebidas, según sea, una cosa u otra :) ¿raras? ¡¡¡¿y?!!!
      Besos con chocolate (al tazón!!!)

      Eliminar
  13. Gracias por este agradable momento, taza de café en mano, viendo a mi adorado Freddie Mercury en acción. Mi colección de tazas está llena de recuerdos de viajes a ciudades a las que me gustaría volver.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente equipada para asomar Pilar :) las tazas de viajes, ooooh! esas traen grandes recuerdos, sin duda! :)
      Besitos y feliz domingo!!!

      Eliminar
  14. me encantó la entrada, amo las tazas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste Laurita :) como ves ¡coincidimos!
      Un beso

      Eliminar
  15. A mí me encantan, aunque no tengo sitio en mi cocina. Tenía un par que poniéndolas una encima de otra hacían la figura de dos jirafas, lástima que me las hayan decapitado xddd! Un besiño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa a mi, cuestiones d espacio me impiden dar rienda suelta a mi tazamanía pero me gustan mucho .Tuve una de una cebra dentro que me gustaba mucho. Imagino tus jirafas y me encanta la idea.
      Un beso

      Eliminar
  16. Tazón de loza para desayunar y tazas de café diferentes a las de té. Así que vivo rodeada de tazas, tazones y tentaciones. Más de un pecado capital comparto y quien se atreve a romperme una taza, padece sin remedio mi ira :))

    Muy buena entrada, deliciosa!!

    Un abrazo y buen finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tienes las cosas claras y las iras contenidas, preparadas para el momento oportuno :) Estos son pecados que habrá que llevar a examen de conciencia pero sin enmiendas....
      Gracias!!!
      Un beso y feliz domingo!!!

      Eliminar
  17. Me gusta como con un tema tan mundano como las tazas, montas estos cajones, jajajaja. Mi hija es un fan - coleccionista de tazas, si por ella fuera, tendríamos todas las tazas del mundo en casa. Yo no soy tan "tacera" la verdad (si existe la palabra)
    Besos y feliz viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, la verdad es que el cajón surge de ahí justo. De que cosas normales puedan darnos mejores días :) por eso las guardo en este desastre. Con una "tacera" en casa ya es suficiente, jeje, seguro!
      Besos y feliz domingo!!!!

      Eliminar
  18. Jajaja Eres genial ¡Feliz viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz domingo ya!!! :) jajajaja Gracias Marina
      Besos

      Eliminar
  19. Hay tazas con unos dibujos súper chulos. Las hay de todos los tamaños y colores, para café, para té...
    Que buena amiga es una taza llena de chocolate caliente en una tarde- noche de invierno. O con una infusión bien calentita. Y si la acompañamos de un buen libro, mejor que mejor. ¡ Vivan las tazas! jajajaj.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay auténticas pasadas, dibujos, mensajes y un largo etc. así me pasa, que me enamoro de muchas :)
      Esa amiga es muy reconfortante y con esa circunstancia que mencionas ¡ni te digo! ¡vivan!¡vivan! :D Larga vida a las tazas
      Besitos

      Eliminar
  20. Qué entrada tan encantadora! Yo soy de una taza cuidada, mimada, dejada en un estante como una reina romántica extasiando con su belleza y delicadeza. No sé cómo he logrado que mi taza sobreviva cuando soy un absoluto desastre para el resto de la vajilla. He llegado a plantearme el comprar sólo plástico. Pero mi taza primorosa ha logrado sobrevivir a través de los años y entre mis manos temblorosas y torpes. La poso sobre una bandeja también de delicada belleza romántica y té o chocolate caliente me acompañan muy a menudo en mis lecturas.

    Querida, Marilú, no podía venir a visitarte y no darte las gracias por tus palabras en mi blog. Si siempre las agradezco esta vez especialmente y las guardo como un tesoro que que contribuyen a aliviar el dolor que siento. Poco a poco voy visitando más los blogs que me gustan y es maravilloso todo el ingenio y talento que encuentro. Y esta afinidad en nuestra pasión por la lectura.

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro absoluto desastre de las vajillas presente, verás, manitas de trapo. Cuida bien de esa taza reina, sin duda, es todo un lujo contar con ella. Gracias por colocar este pequeño tesoro por aquí y contarme esa buena compañía de asa y lecturas. Me siento incluida en un grupo grande de amigas con taza y libros :)

      Gracias a ti, esa entrada fue tristemente bella. De verdad, espero que ese trance y ese dolor, al menos se vaya serenando, cuestión de tiempo que no de olvido. Siento mucho esa pérdida, amiga, solo espero que vayas reponiéndote lo mejor posible. Tiempo al tiempo, los blogs siempre están a la espera :) gracias por compartir, cuídate guapa.

      Un beso igual de enorme!!

      Eliminar
  21. Ay pues un día de estos nos encontramos en las reuniones de pecadores, seguro. Soy adicta a las tazas, casi tanto como soy adicta a los libros. Tengo muchísimas y soy incapaz de deshacerme de ninguna. Me seducen, me llaman, me requieren... No puedo resistirme a enredar mi pulgar en sus asas suaves de porcelana.
    Me llamo Mónica y, sí, he pecado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que sí Mónica, cuando menos lo espere te reconoceré por un separador de noctalia, con una taza en un lado y un libro entre las manos. Te imagino en el club y ya siento el aroma a té :)
      Tu comentario rebosa talento, jajaja, me ha encantado. Pequemos sin mirar más allá. chin-chin!
      Un beso!

      Eliminar
  22. Yo peco también, aunque se compensa con un pequeño trauma debido a la cantidad de tacitas, juegos de café, búhos, dedales y cachivaches varios que acumulan mi abuela y mi madre.
    Un besazo y buen fin de semana para ti también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, claro!!! nada como tener a grandes pecadoras cercanas para hacer de lo nuestro, pecadillos sin importancia. Qué coleccionistas!!!
      Un besote y feliz domingo!!!

      Eliminar
  23. Huyyy, Marilú, si las tazas pudieran hablar... Yo también me confieso adicta a las tazas. Y maniática. Mi cafelito, cortado por supuesto, en taza chiquitina, chiquitina; el desayuno, en mediana, sin darle casi oportunidad a la leche. El tamaño de las tazas, digan lo que digan, a mí sí me importa. Eso, sí, las prefiero pequeñas, ya ves. Ah, y que sepan escuchar. La de conversaciones que han tenido que sufrir, las pobres. En plural, porque no soy de taza única. Si tengo diez, utilizo las diez, que para eso han venido a este mundo, para vivirlo y disfrutarlo y no quedarse aburridas luciendo tripita ocupando la vitrina. Aunque a mí me gusten chicas, claro que tengo de todos los tamaños. Así que, si venís a mi casa a tomaros cafelito, infusión o chocolate, cada delicia la degustaréis en el tamaño que gustéis. ¡Feliz finde! Besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tremendo comentario Koncha, lo que me he reído!! puesto que el tamaño importa, en este caso, habría que decir que el café en taza pequeña, en esas estamos llegamos a consenso para todas las demás, me uno a la taza grande y al uso indiscriminado, que no inconsciente de toda la colección de las habitantes de casa. Esas tripitas lucen fenomenal y mejor sientan, más con una conversación a medias. Al paso por la gran ciudad, si lo hubiera, no declinaré semejante oferta. Clon-clon o chin-chin.
      Un besito y feliz domingo!

      Eliminar
  24. En cuestión de tazas soy adicta, polígama y flaqueo frente a los siete pecados capitales. Qué le vamos a hacer, una es débil de carácter. Y si en lo demás, intento estar a la altura... En esta faceta, hay que dejaaaarse :)
    *La mayoría de mis tazas no tienen asa, pero les tengo tanto apego que las sigo usando.
    *Otro placer inmenso, agarrar la taza caliente entre las manos... Una sensación única.

    Con que las hacen de... cómo era ¿boropiritrilato? Vaya y eso ¿es radioactivo? Gluuup, espero que por lo menos no engorde ;) Bss
    ¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, te veo condenada al uso de la taza eterna :) hay que ser débil, en según que asuntos, para qué engañarnos, si en el fondo nos encanta.
      *Tus tazas sin asa me han dejado asombrada (ahí, me ganas)
      *Ese es placer es asombroso (y más después de fregar los platos) en breve disfrutaré el momento.

      Jajajajajajajajaja esas de boropirlitaconpapafrita son las tazas de cristal, que no son cristal, que te las cuelan como si lo fueran pero tú sabes que no lo es y al revés :P es el salto de la cerámica a la innovación, ante la duda, mejor tradición :)

      Besitos!!!

      Eliminar
  25. Ains, Marilú, hoy me tocas un tema sensible pues... soy adicta a las tazas! Sí, sí, no a las bebidas que pueden contener, sino al objeto continente: tengo una colección enoooooorme de ellas, porque me encantan! Cada vez que voy de viaje me traigo una del lugar que visito y no pasa una semana sin que me enamore de una taza nueva (ésta, sin ir más lejos, me ha dejado prendada una muy bonita, que creo que, en un alarde de generosidad, acabaré regalando....) Tu entrada, fascinante como siempre, no veas lo identificada que me he sentido! Y qué pena dan las caídas por la patria... Ains, que me voy a revisar mis tazas para comprobar que están bien, jejeje! Gracias por el temazo de Queen, que también me encanta. Feliz finde, 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OOOOH tema sensible, quiero ver esa colección (porque te empeñas vivir en una isla??)
      Creo que esa colección viajera ya es el remate (me encanta la propuesta) No hay semanas sin pecado pero si tienes eso alardes generosos, todo te será perdonado, peca, peca sin miedo! :) Gracias Tizire, es que somos gemelas hasta para los brindis ¿tendrás con erizos? jo! qué curiosidad me despiertas con esa colección! Recuerdos a todas ellas y nada de salidas sin permiso.
      Un besote y feliz domingo!

      Eliminar
  26. Todos podríamos ir a esas reuniones de pecadores... me gustan mucho las tazas, pero reconozco que, salvo que esté sucia, uso siempre la misma: una de formas redondeadas, con el dibujo de una conejita y toda su ropa interior desperdigada por las paredes de la taza. ¡Viva el té con pastas! ¡Y el chocolate calentito!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esas reuniones lo pasaríamos genial Dorothy, imagino el momento! Eres, por tanto, una monógama "tazil" creo que esa opción tiene mucho encanto, oye y me he imaginado esa conejita ligera de ropa, jajajaja, tiene que ser muy bonita :) ¡Viva! ¡viva! ¡a brindar!

      Besotes y feliz domingo!

      Eliminar
    2. Marilú, no sé si por suerte o por desgracia, pero soy monógama para todo. No empiezo nada sin haber acabado antes lo anterior. Quizás sea más aburrido, pero tengo la conciencia tranquila.

      Un besazo
      Feliz fin de semana

      Eliminar
  27. ¡¡Brindemos!! jajaja Aquí otra pecadora coleccionista de tazas. ¿Para qué tantas? dice mi madre, y qué razón tiene... al final ni las uso, jaja Pero son tan bonitas... Las ves en la tienda y te imaginas tomando un café en ellas al calor del hogar. Te la tienes que llevar junto a las otras, ¿por qué no? XD Lo bueno es que cuando viene visita ¡siempre hay tazas para todo el mundo! jaja

    Un besote y feliz finde hermosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por unirte al grupo de pecados confesados, con tazas perdonados. Es de explicación difícil lo de tener mucha taza y menos ocasiones de usarlas pero el puro deleite de tenerlas, compensa! Además de las ventajas añadidas de las visitas, oye, pero es que llaman porque dan muy buenos momentos ¡arriba la taza!
      Un besote y feliz domingo!!

      Eliminar
  28. Vaya pues en este tema estoy a medias porque sí que me gustan mucho las tazas y no puedo evitar quedarme prendada de muchas, pero luego siempre utilizo la misma y no puedo evitar sentir pena de las que se van quedando en el armario. Así que ahora las que más me gustan las utilizo para decorar en las estanterías
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea para una cosa u otra, padeces los síntomas del amor a la taza. Lo de usar una, a mi me parece algo bonito Tatty, es como muy identitatrio "mi taza" y las demás, que luzcan!!! Gracias pro hablarnos de las tuyas.
      Besitos!

      Eliminar
  29. Vengo del Blog de nuestra Amiga en común Aglaia Callia (claudia-elmundoalrededor) y me ha encantado Tu Mágico Espacio; por lo cual, si no te importa, me hago seguidor de Tu Rincón.
    Te invito a que pases por mi blog: poesiayvivencias.blogspot.com.es.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro Luis

      Gracias pro pasarte por este espacio, iré de visita al tuyo. Claudia es una chica estupenda, por lo que no dejaré de conocer "a los amigos de mis amigos"
      Besos

      Eliminar
  30. ¿Tazas dices? Si yo te contara... :))) No, no pienso ponerme pesada.
    Pero de cafeínomana a infusionista crónica, te confieso que me ha encantado tu colección de pecados, digo de tazas.

    Feliz fin de semana y peca hija, peca y disfruta de él.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ya nos has contado, beber café en taza, té o lo que encarte es un placer por tu rincón Jara. Ya te dije que tu concurso fotográfico me encantó :) En este rosario de pecados a la taza, sabía que no dejarías de secundar la novena :P

      Jajajjajajaja Feliz domingo!! Pecador!

      Besitos!

      Eliminar
  31. Adoro las tazas!!!!ayss mis tes y mis cafés, soy una adicta jajaja. Y las tazas las colecciono (aunque uso todas jajaja)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien, no solo colección, sino uso y disfrute. Tazas y libros, un plan que a todos nos llama prácticamente :) adicta y disfruta!
      Besitos

      Eliminar
  32. Me confieso fetichista de mis tazas y tazones y mira, este viernes vengo muy tarde a darme una vuelta por aquí, normalmente lo hago por la mañana, o a primera hora con la taza del segundo café delante o a media mañana, con la taza del té con leche para no sobrepasar los cafés...
    Feliz fin de semana !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, parece que se lo ha olido y habrá pensado la taza, mejor a otra hora, vaya a ser que se busque a otra :P por tu fetichismo, entiendo que has comprendido a la perfección estos pecados y los perdonas ;) Cuidado con los cafés de más (haces bien)
      Feliz domingo. Besitos!

      Eliminar
  33. Peco de muchas cosas pero precisamente de tazas no... No me llaman, tengo que reconocerlo. No sé si es que les cogí manía porque mi madre sí que tiene una buena colección e imagínate quién era quien siempre las limpiaba... Así que no, que yo me quedo con un vasito de cristal para tomar el café. No tengo predilección por ningún vaso. La verdad es que no soy una buena madre para mis vasos...
    Eso sí, para que mencionas nada de las magdalenas y el cacao... Si voy a tener que levantarme ahora y prepararme unas magdalenas (no se lo cuentes a nadie, pero me gusta abrir las magdalenas por la mitad y ponerles un poquito de nocilla... Ays, que me voy a tener que levantar... Mañana ando dos kilómetros más...)
    Feliz finde guapa!! Y a pecar y disfrutar mucho!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tiene que ver, tanta taza próxima termina ahogando a cualquiera :) jajajaja, los vasos no tienen ese mism sentido amoroso-pecador, en ese menester no tengo tanta predilección, eso sí, para cada cosa una vaso, la coca cola aquí, el agua allá (por favor, me estoy dando cuenta de que soy una maniática!!! XDDD)
      Lo sieeeento! las magdalenas y el cacao... fue un lapusus, una ensoñación un pecado mortal porque ando en moderación del consumo de chocolates (postnavidad) y claro, bastante es no "poder" para no "poder" para de pensar en ello (no fui yo, fue el inconsciente). Esa receta magdalenera....ooooh! eso te lo guardo en secreto pero me lo pongo en el recetario experimental.... (combinación mortal de vicio). Tú anda, hija, anda!!!
      Feliz domingo entre pecados :)
      Un besote!!!!!!

      Eliminar
  34. Cómo te entiendo; tendría una habitación llena de alacenas solo para poner tazas. Las más especiales son unas que guardo, de mi abuela, no precisamente por bonitas, sino por antiguas y porque las tuvo entre las manos. ¡Ay! Cómo me ha gustado tu entrada. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre estantes y alacenas, vaya dos buenas! :) esas tazas que guardas deben ser de lo más especial, reconozco que si la taza tiene una asociación personal, ya... es casi que pura magia :) Me alegra que te haya gustado, gracias!
      Un besote!

      Eliminar
  35. YO también soy pecadora...
    Mis tazas están marcadas y sólo yo las uso, o las cedo en uso ^^
    Y según dibujo, estilo, categoría, son usadas... para café, para té, para chocolate, para estar sola, para compartir, para el desayuno, para la cena, para pensar, para soñar, para viajar, para el día a día, para días especiales...
    Cada taza es una parte de mí.
    Buena entrada.
    SAludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llegas a la hora idónea y el lugar perfecto, aquí somos unos pocos los congregados en torno a la taza.
      Toda esa clasificación y claridad en el uso y disfrute de la taza te sitúa, sin duda, en el club.
      Yo también creo que las tazas "escogidas" forman una parte de cada cuál. Es bonito que así sea. Gracias Rogaca, por venir a compartir algo de las tuyas :)
      Un beso

      Eliminar
  36. Genial, me he divertido mucho leyendo la entrada, y aunque no soy coleccionista sí tengo que confesar que tengo una taza “fetiche”: tiene dibujos de los Simpsons y casi más años que yo y la utilizo para todo y todos días.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con una taza fetiche, ya eres parte de este grupo tan peculiar. Monógama de taza única y feliz de tenerla!! :) Me alegra que te hayas divertido, gracias por pasar Samarkanda.
      Un beso!

      Eliminar
  37. Me ha encantado tu recorrido por los pecados capitales asomada al borde de una taza. ¡Qué original! Confieso que me encantan las tazas, pero hace años ya que me echaron el "alto", así que ahora sólo las admiro y tengo las imprescindibles...;)
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es justo eso, pecar mirando desde el filo ;) Así que eres otra tazadicta confesa, no me extraña, a veces los límites son necesarios :P yo también me modero... cuánto pueda, lo prometo! :) Gracias
      Un beso!

      Eliminar
  38. No soy muy de tazas, aunque leyéndote me sumerjo de lleno en tu aficción y por empatia yo también las adoro!
    Tengo una que fue un regalo de una amiga muy querida que cada vez que la utilizo me acuerdo de ella, como las tipicas que te traes de los viajes, que a cada sorbito te lleva de vuelta a Salamanca o al Vaticano.
    Besos y buen domingo!
    P.D. sé buena al corregirme... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejeje pecar por contagio, así empezó Adán, ojo!! :) A mi me gustan un poco... vale... ya estaba mintiendo, me gustan mucho pero no tengo tantas ¿eh? principalmente porque tengo las manos un poco resbaladizas....
      Me gustan sobre todo esas, las que asocias con lugares o personas, creo que eso le da más valor a cualquier cosa :)
      Besos y feliz semana!!!
      PD: Me portaré bien!!! No te apures! :D

      Eliminar
  39. Muy divertida, y mucha curiosidad por fisgar tus tazas, para qué voy a mentir.
    Te confesaré que yo tengo tres o cuatro, pero una sola que me gusta. La mía y que no comparto jamás con nadie y nadie osa tocar.
    Es enorme, grandísima... y tiene una decoración... bueno, esa ven a verla si te atreves. Pero te aviso, da mucho, mucho miedo.
    Besos
    PD: Dice una antigua leyenda que las tazas con como los perros: se parecen a sus amos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, te diré que no tengo tantas ahora, como las que he tenido, se unen muchas mudanzas y una torpeza prodigiosa. Eso sí, cuando "pierdo" una, eso me duele como si me quitaran una parte de mí. ¿Exagero? Creo que no!! me parece terrible así que intento enmendarme y pongo velas a San Tazón.
      Jajajaja, me ha hecho gracia tu generosa taza alias "mi tesooooro" (imagina el tono) le decoración ¿será como la de una que vi en foto en casa de la señora Jara y sus cafés? Sherlock y sus pesquisas ON. Después de ver una tarjeta cumpleañera hoy, me espero de todo...
      Besos
      PD: Jajajajajajajajaja Dais miedo, Conclusión y temblores (y no es el título de Nothomb, ojo)

      Eliminar
  40. jajaja Vivan las tazas que tan buenos momentos nos traen, además yo las asocio mucho a la lectura porque me gusta perderme en un libro con una buena taza de café humeante al lado. Yo soy del grupo "polígama de varias tazas", la razón: que soy una desagradecida y me las cargo todas, a torpe no me gana nadie.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Larga vida a todas esas tazas!!! Yo también las uso para la lectura (el peliculeo, el relaxing cup...), aunque en eso caso, a veces se me quedan frías (me voy a Babia). Creo que somos del mismo equipo polígamas por condición y sin remedio, pero bueno, todo sea por tener taza nueva (jajaja, aquí exagerando :P )
      Un besote!!!

      Eliminar
  41. No veas la última foto de las tazas cómo mola. Genial, como siempre. Ya sabes que yo en esto no soy monógama, aunque son tantas que al final casi siempre utilizo las mismas. Soy pecadora, muy pecadora, de las de "por una más no pasa nada". Y si que pasa, que tengo una micrococina. Con todas las que tengo, y no puedo evitar apenarme por las que quedaron el el camino: cuando vivía con mi madre, fuimos a un mercadillo solidario y vi una taza de la que me enamoré, era azul marina llena de lunitas y estrellas. La compré y desayunaba con ella todos los días. Cuando me fui a Villa Enzo no me dejó llevármela, me dijo que quería tener ese recuerdo mío...Se la cargó un año después, y no dejo de acordarme de la taza, tiene tela, eh? Un besote socia,.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!! Molan (peor es una foto, no son mías, sinf!) lo normal es usar las más frecuentes, auqneu na tenga muchas, es así la rutina :) ¿la de Madonna cuando la usas? ;)
      Jajajajaja, yo he aprendido a moderar precisamente por los problemas espaciales (que no son de Stars Wars sino de lugares para ponerlas). Recordaba la historia de la taza peor no ese final impactante.... oooooh!!!!! qué pena!!!! pero oye, mejor manos que esas pocas ;) y lo bueno de que se le caiga a otro es que no te da cargo de conciencia, jejeje
      Un besote

      Eliminar
  42. Brindo mi taza por el fin de semana acabado, que llego, para variar, tarde. ABSOLUTAMENTE ADORO las tazas jajaja, me encantan. Hubo una época en la que pensé: voy a hacer cole de tazas de esas que compramos en plan Souvenir en el extranjero. Hasta que una taza que compré en austria la metí en el microondas y resultó que un color tenía un poco de metal y casi me cargo el micro. Desde entonces creo que no he comprado ninguna más. Pero siempre acepto regalos jajaja (esos me encantan XD).
    Muchos besitos de ahijada desobediente y perdida (pero hallada) jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te apures, nunca es tarde si la taza es mona!! jejeje
      ERES DIGAN AHIJADA DE TU MADRINA!!! a mi también me encantan, aunque no tengo todas las que me gustaría, eh? Lo del micro y la taza es una faena importante, eso sí que da miedo!! Lo de recibir regalos taziles es PERFECTO!! (hay que hacer un club de eso...)
      Muchos besos de una madri que todo lo perdona y le encanta encontrar ahijadas

      Eliminar
  43. De tazas Marilú? Me sorprendes, pero si es lo que quieres, CHIN, CHIN, por las tazas y por nosotras!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que celebrar mucho, así que con tazas también se brinda!! Chin-chin, clon-clon o lo que haga falta! Por las tazas y por nosotras!!!
      Besos

      Eliminar
  44. Dejo a un lado mi politacismo para hacerte una reverente inclinación: cómo he disfrutado y sonreído con tu entrada. Gracias por este buen rato. Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja, mujer para inclinaciones las de las tazas cuando las tenemos en mano ;) Muchas gracias a ti por el comentario y esas sonrisas, con eso me quedo muy contenta.
      Besos

      Eliminar
  45. Marilú, ¿Has pecado? ¿Con los 7 pecados capitales? :-O

    Bueno, te lo perdonamos por hacer entradas tan divertidas. Y porque además ese té con pastas..... tienta a cualquiera.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Oyoyoyoyoy!!! Que yo soy ultrafan de las TAZAS!!
    Jajajajaj me pirran!!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  47. Marilú, me ha encantado esta entrada. La has escrito de maravilla, Ya sabes que a mi también me gustan las tazas y las teteras, adopto todas las que me dan y si puedo las decoro. Tengo una etiqueta en mi blog que se llama Tacitas y teteras.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  48. Me encantan las tazas y algunas de las que muestras son impresionantes, así quien se resiste.

    Saludos¡¡

    ResponderEliminar

A comentar!! :)